Tristes querellas en la vieja quinta julio ramon ribeyr