SI HUBIERA UN MAÑANA, SIDNEY SHELDON