Porque los hombres no saben escuchar y la mujer no saben leer los mapas