En el arca a las ocho