Ejemplo de un cuento de terror