Arturo cuyas armengol y su libro hace falta un muchacho