Los diálogos de Platón y la Atlántida

AtlántidaToda la leyenda de la Atlántida surge de una misma fuente: “Los diálogos de Platón“. En dos de estos diálogos, mantenidos por Platón con Critias y con Timeo, En ellos, en apenas unas líneas, unas veinte páginas de un libro normal, se hace una descripción bastante exhaustiva sobre la Atlántida, su geografía, sus habitantes y su forma de vida. Platón asevera en sus “diálogos” que esta historia les fue relatada por el sabio griego Solon, quien a su vez la recibió de un sacerdote egipcio.

Eso ocurrió, según Platón, 9.500 años antes de su época (427-347 a.C.), y la isla tenía una superficie de once mil kilómetros cuadrados, más grande que China.

Se dice que el nombre de Atlántida fue dado en honor de su primer gobernante, Atlas, uno de los hijos de Poseidón que se rebeló contra los dioses y fue condenado por Zeus a cargar sobre los hombros la bóveda del cielo.

Se describe como una historia genuina la narración acerca de un pueblo originado por los dioses, según este relato, el poderío de los gobernantes atlantes alcanzaba gran parte de Europa y de Egipto pero cometieron el gran error de pretender someter a los atenienses, quienes triunfaron finalmente sobre los invasores (no es extraño, considerando que Platón era griego) a la vez que liberaron a los otros pueblos sometidos. En los Diálogos también se describe como vivía la civilización atlante con bastante detalle. Esta civilización tuvo su origen en la unión del dios Poseidón con una mortal llamada Cleito. El amor de Poseidón por Cleito era tan grande que, para protegerla, aisló la isla de todo cuanto la rodeaba por medio de dos anillos de agua y tres de tierra, fosos inundados y muros alternados. Convirtió así el centro de la isla en un círculo.

AtlantidaLos atlantes constituyeron una sociedad súper desarrollada, de gran cultura y adelantos científicos, para aquellos tiempos, en los que Europa recién entraba al periodo neolítico.

El suelo de la isla era inmensamente rico, y con el se edificaron templos y palacios de gran hermosura y magnitud, a la altura de sus moradores. También construyeron puertos y dársenas para los barcos que transportaban mercancías procedentes de todo el mundo y construyeron un gran canal que, partiendo desde el centro de la isla, desembocaba en el mar.

Según el investigador Otto Muck, la Atlántida era un paraíso templado-cálido, de fértiles llanuras, en cuyas cordilleras abundaban los bosques de maderas valiosas. Era una tierra rica en cobre, estaño, oro y plata. Era tanta la riqueza de aquellas tierras y tal la excelencia de su clima, que su población se multiplicó rápidamente, llegando a los 60 millones de habitantes; una cifra portentosa, más si se estima que Egipto (unos de los países más densamente poblados del mundo antiguo) no pasó jamás de los 15 millones.

Cada una de las provincias en que se dividía la Atlántida estaba gobernada por un rey, y todos ellos seguían la ley de Poseidón, escrita en una columna de oro y cobre erigida en medio de la isla. Los habitantes que en un principio vivían y pensaban de acuerdo a la ley, iniciaron su decadencia tras comenzar a mezclarse con los mortales, por lo que Zeus decidió castigarlos.

Para atenernos al rigor histórico, la heroica hazaña bélica en la que los atlantes fueron derrotados por los atenienses tuvo lugar, según el sacerdote egipcio, hace más o menos unos 9.000 años. Como Solon vivió alrededor del año 640 a.C. podríamos deducir que la Atlántida alcanzo su mayor apogeo aproximadamente en el año 10.000 a.C.

Al cabo de un tiempo, intensos terremotos, grandes inundaciones (tsunamis), erupciones volcánicas, acabaron con la Atlántida (y con los gloriosos guerreros atenienses) en un solo día.

En próximas entregas, tendremos la oportunidad de reunir información de su ubicación y las probabilidades de su desaparición, pero lo realmente importante es la apertura de mente que tengamos al leer este bloque de posibilidades o no, frente a sus ojos, pero no puedo dejar de compartir lo que me ha ocurrido a lo largo de estos escritos que he venido compartiendo con ustedes; y es el que no puedo evitar, el pensar lo inmenso de la sabiduría, que de ser cierto todo esto, se ha ido perdiendo en el transcurso de las generaciones, ahora es muy lógico que al interior de mis pensamientos, existe un alivio de el haber perdido todo ello, que pasaría si conocedores de todo este saber en la actualidad, ¿de que seriamos capaces de crear ahora?