‘Por encima del mar desde la orilla americana del Atlántico’, de Rafael Alberti

Una composición en la que el escritor del Grupo Poético del Veintisiete canta con nostalgia a su Cádiz natal.

Rafael Alberti

En 1917, Rafael Alberti (1902-1999) se trasladó junto a su familia a Madrid abandonando su Cádiz natal. Este cambio provocaría en él una añoranza de su tierra que traspasa toda su obra, pues se agudizaría aún más en los años del exilio. No podemos olvidar que el poeta también fue pintor y, como tal, sensible a la luminosidad de los paisajes costeros meridionales. Resulta, de hecho, muy significativo que su primer libro se titulase ‘Marinero en tierra’ (Premio Nacional de Literatura en 1925) y que éste fuera un canto nostálgico a las tierras gaditanas.

Es, por tanto, una obra de tonos populares. Pero, tras él, vendría ‘La amante’, que supuso un giro hacia la poesía pura, si bien volvería a lo tradicional en ‘El alba del alhelí’. Esta enumeración de sus tres primeros libros ya evidencia otra constante en la lírica de Alberti: su variedad de temas, estilos y tonos.

Buena muestra de ello es ‘Cal y canto’, donde conjuga el barroquismo gongorino con lo puramente vanguardista. Representativos de esto último son poemas de temática cercana al Futurismo de Marinetti como su famosa ‘Oda a Platko’ (portero húngaro del Fútbol Club Barcelona). También sus dos obras siguientes, ‘Sobre los ángeles’ y ‘Sermones y moradas’, se inscriben en la órbita de las vanguardias pero, en este caso, del Surrealismo. Atraviesa después una etapa de poesía política que es, sin duda, la de menor calidad estética de toda su creación.

Sin embargo, tras la Guerra Civil y ya en el exilio, recupera temas y estilos anteriores. Por ejemplo, en ‘A la pintura’, inspirado en su pasión por este arte. Pero en su copiosa producción de esta época un tema domina por encima de todos: la nostalgia de la patria y, sobre todo, de su Cádiz natal. Así se aprecia en libros como ‘Retornos de lo vivo lejano’ y ‘Ora marítima’. A éste último pertenece una de las mejores muestras de ello: el poema ‘Por encima del mar desde la orilla americana del Atlántico’, escrito en Argentina, donde el escritor vivió hasta 1962.

Desde la otra parte de ese océano que también baña las costas gaditanas, Alberti establece un diálogo con su ciudad natal, a la que canta con añoranza de cuando descalzo por sus orillas iba a robarle caracoles y algas al mar y a la cual identifica con la felicidad. Para mostrar algo tan auténtico como la nostalgia, se vale de formas tradicionales y de un lenguaje sencillo y sentido. Se trata, en suma, de un hermoso poema, perfecto ejemplo de la vertiente más clásica de Alberti.

Vía: Web dedicada al poeta.

Foto: Iberia Air Lines.