Véndame los ojos de Georges Bataille

Bataille introduce imágenes y elementos grotescos en su poema ‘Véndame los ojos’, donde el horror, la muerte y la pesadilla amplián el contexto de estética. Para Bataille, el poeta tiene a la mujer sombría como iniciadora del misterio y del Eros, comparte con ella sus contradicciones y su actitud vital pesimista, como símbolo del cambio acelerado de la modernidad que presentaba el riesgo de cosificación del hombre.

Georges Bataille (1897-1962) fue un poeta surrealista francés del grupo de André Breton. En su poema Véndame los ojos lleva la estética a un nivel casi escatológico al incluir imágenes grotescas en su breve poema. Lo feo, contingente y lúgubre irrumpe en el amor como actitud vital con la amada que también es sombría, y aflora del ethos del poeta, reflejado en su yo lírico. En la noche el poeta se siente inmerso en el misterio que aprende por el predominio de los elementos chocantes en su poema.

Georges Bataille

Georges Bataille

Bataille siente que los sentidos no aprecian la verdad en la noche, que la falta de ajuste de los mismos es requisito para lograr el Eros con su amada siniestra y verbalizar su funesta contemplación del mundo. Es un mensaje encriptado donde la amada puede representar el tipo de poesía que buscó cultivar, desolada, desencantada, melancólica, con una aprehensión por el horror. Bataille sigue la línea de experimentación de la vanguardia, donde el poema ya no del todo placentero para dar lugar a lo grotesco.

Lo grotesco: Las poéticas de los escritores vanguardistas se amplían en lo siniestro, lo feo, lo horroroso, para dar variedad a su visión estética. Bataille estudió culturas y religiones para ahondar en los misterios y visiones trascendentes del hombre. La imagen más grotesca es la de los pájaros volando de noche con los ojos reventados, es una imagen que sacude al lector, como quitándole la posibilidad de encontrar belleza, este verso es preludio de la comparación de la amada con un cielo negro y sombrío.

El título es perturbador, el yo no quiere ver lo que le ofrecen sus ojos, sabe que por la oscuridad de su corazón va a ver el mal, visiones de pesadilla y muy poca esperanza en la vida. El yo poético sabe que las visiones de su inconciente son pesimistas, llenas de dolor por mantenerse en la oscuridad, el poema no tiene el balance de la luminosidad del día, la noche es su tendencia, su preferencia ética y estética. Completa el aire grotesco el sufrimiento del yo, que determina como instala su voz en el poema.


La noche no es grotesca, solo las visiones del poeta, piensa que los seres nocturnos andan ciegos, que emanan la oscuridad que el lleva en su cosmovisión. El mundo huele a muerte para el yo lírico, quien al ingresar a la noche ha abandonado la luminosidad y la actividad positiva del día. Es como si quisiera liberar toda la energía guardada en el día en la noche, donde el esfuerzo es mayor. La noche es el momento del delirio, de la pesadilla, de la poética perturbadora que incorpora lo grotesco a su arte.

La noche: La noche comparte el sema de oscuridad con la muerte como misterio y ley de la vida, con las pesadillas como visiones terribles y con el ethos del yo poético, que se sumerge en el fatalismo de su visión desencantada. Confiesa que ama la noche y le pide a su amada que lo empuje hacia ella, pues la encuentra en plenitud en la oscuridad. Todo el poema está en vocativo, la amada es la destinataria, la mujer capaz de liberar la energía del hombre contenida en el día, de canalizarla por el misterio que ella es.

Marqués de Sade, influyente en el autor

Marqués de Sade, influyente en el autor

Esta amada está como iniciadora sexual del hombre, o como guía en el Eros, el aumento del placer es un fenómeno oscuro porque no se sabe su origen, solo la mujer sombría lo puede motivar, al menos para este poeta oscuro, noctámbulo y tétrico. Este poder de la mujer, como administradora del sexo, como el personaje de Alejandra Vidal Olmos, en la novela Sobre Héroes y Tumbas de Sábato, que inicia a Martín en el placer y erotismo, esta chica en la novela era muy atractiva y estaba controlada por la secta de los ciegos.

El yo lírico de este poema reconoce la guía de su amada, sabe que ella es la que lo hará partícipe de la noche, incluso compartirá su pesadilla, porque el esta subordinado a ella y teme perder su compañía nocturna. Esta noche es arquetípica de la conexión vital del poeta con el mundo, ya que su obsesión por el misterio lo hace vivir en oscuridad, esta es una condición que sustenta lo grotesco, pues no sería necesario en un poema de calma, aunque breve, este poema refleja la nueva concepción de la belleza en poesía.

Estar vendado: Hay una realidad que el yo poético no quiere ver, es la del día, de la cotidianeidad y el orden natural que no entona con su ethos pesimista, le queda como alternativa la noche para desenvolverse, o más aún para proveer a su poesía de un espacio y tiempo acorde con su actitud vital trágica y lúgubre. Este yo poético no ve la alegría ni la vitalidad de la vida, lo que ve es un escenario de muerte y pesadilla que domina su espíritu, en ese trance el Eros es su único aspecto vital y de comunicación.

Lo que se puede ver más allá de lo cotidiano es el mensaje trascendente, el

Nietzsche, otra gran influencia sobre Bataille

Nietzsche, otra gran influencia sobre Bataille

revelador de misterio, de encuentro con su verdadero ser. En este poema Bataille asume la oscuridad de su ethos, como lo hizo Antonin Artaud en su poema ‘El poeta negro’. Estos poemas presentarían personajes oscuros llenos de traumas y contradicciones, como los anti héroes de la narrativa surrealista, que inspirarían a los héroes oscuros de ficción, incluso de cómic que llevan consigo conflictos trascendentales con que luchar en su vida.

Con este tipo de poesía se ingresa a los misterios del alma humana, los poemas están cargados de temas para la psicología, ya que el surrealismo se inspiró en las teorías de Sigmund Freud. Lo grotesco es valioso para ser decodificado, para ver como se amplía el canon de la buena literatura, con elementos que se añaden como trasgresión y muy rara vez están para provocar. Lo grotesco es un eje temático que capta la tensión de los fines de la modernidad, los gritos del hombre por evitar cosificarse.

Conclusión: Bataille es un poeta oscuro, adepto al horror y lo sobrenatural en su poesía, también busca reflejar pesadillas que podrían interpretarse como el desajuste producido en una vida llevada a ritmos más lentos, antes de los últimos años de la modernidad, donde los cambios técnicos, sociales y económicos impulsaban al hombre hacia un progreso material, pero amenazaban con sumirlo en una rutina de monotonía. La salida se expresa desde el arte, con lo grotesco como símbolo de la contingencia del cambio.

Imagen Bataille: Magnus Manske en Wikipedia
Imagen Sade: Andibrunt en Wikipedia
Imagen Nietzsche: Madden en Wikipedia

Ya hay 3 comentarios. ¿Quieres dejar el tuyo?

  • Soledad333
    23 may 2009

    Gracias por tu interesante articulo. Nos llevas de la mano con el mundo torturado de George Bataille.

  • Dante de la Trapananda
    02 jun 2009

    Andre Guide, Georges Bataille, Jean Pierre Jenet, Apolinnaire, Mallarme, Lautreamont,Rimbaud y otros màs de Las Galìas tuvieròn la virtud de ver màs alla del claro oscuro. Tal como lo hicieròn los holandese en la pintura, no se conformaròn con la realidad que el mundo impone a los ojos. Ellos construyeron su celada para no dejarse engañar. En Valparaìso como ciudad , sobre sus cerros como plataforma y dentro de sus tugurios……….esta verdad de entender la vida desde la noche y no sobre ella se manifiesta como belleza ùnica, atractiva y excitante.

    Bien por los elegidos que lo pueden vivir………. El Spleen del Puerto.

  • Denise
    08 ene 2011

    Mucho artículo para un poema de nueve líneas.

Dejar un Comentario