Las claves de la argumentación, Anthony Weston.

Cuando hablamos de argumentación, o de argumentar, solemos pensar en determinadas actividades u oficios, nos viene a la mente la imagen del abogado defendiendo a su cliente, la del político intentando convencer al posible votante, etc., etc. Sin embargo, la argumentación es algo más que eso, algo más cotidiano y más habitual de lo que inicialmente pueda parecer, y muy útil, por cierto. Al fin y al cabo, argumentamos cuando intentamos convencer de algo a nuestros padres, a nuestros hijos, a nuestra novia, mujer, pareja, vecino, compañero o compañera de trabajo, amigos, y un largo etcétera. Argumentamos cuando hablamos de fútbol, cuando discutimos de política, cuando exponemos ante los demás cualquier idea e intentamos convencerles de que estamos en lo cierto, o de que su postura o su opinión no es la correcta. Argumentamos incluso cuando escribimos un relato, una novela, un ensayo, porque los personajes literarios también dialogan, razonan, discuten…

Las claves de la argumentaciónSirva esta introducción a este breve libro, de apenas ciento cincuenta páginas, para tratar de llamar la atención sobre lo interesante y útitl que puede resultar una obra cuyo autor, Anthony Weston, nos ofrece una serie de reglas muy simples para construir buenos argumentos y las acompaña de útiles consejos prácticos para que veamos con claridad cómo funcionan los diferentes tipos de argumentos y cómo plantearlos de la forma más concluyente. Y es que muchas veces tenemos las ideas claras, sabemos lo que queremos decir e incluso tenemos ideas originales, pero no sabemos exponerlas y defenderlas ante los demás.

Tras una introducción en la que el autor nos explica que no debemos confundir argumentar con discutir, que argumentar es ofrecer un conjunto de razones o de pruebas en apoyo de una conclusión, y después de una breve referencia a la estructura del libro, Anthony Weston comienza exponiendo la manera de componer un argumento corto, y a continuación divide su obra en capítulos que responden a cada tipo de argumento corto: argumentos mediante ejemplos, argumentos por analogía, argumentos de autoridad, argumentos acerca de las causas, y argumentos deductivos. Los últimos capítulos suponen una aplicación práctica de todo lo aprendido acerca de los diferentes tipos de argumentos, mediante la composición un ensayo basado en esos argumentos. Finalmente, el libro se cierra con un capítulo dedicado a las falacias, y un apéndice referido al uso de definiciones y que contiene también referencias bibliográficas para que el lector que esté interesado en profundizar en este tema disponga de datos suficientes acerca de las fuentes a las que puede acudir.

Además de la sencillez, claridad y ordenada estructura del libro, el autor introduce constantemente ejemplos para demostrar en la práctica cómo funciona cada tipo de argumento y cómo debemos o no debemos exponer cada uno de ellos.

Una obra interesante, y muy útil, no sólo para estudiantes o personas que se preparan o dedican a actividades o profesiones que exigen necesariamente el recurso constante a la argumentación, sino en general para todo aquel que disfrute dialogando, exponiendo y defendiendo sus ideas, cualquiera que sea el tema y el lugar.