La iluminación en El Buda en tu espejo

El Buda en tu espejo es un libro de budismo de la línea Nichiren escrito por occidentales, que sugiere la búsqueda de un cambio interior para reconocer las capacidades propias del ser humano y lograr la felicidad. Los seguidores de Nichiren invocan la ley mística universal para encontrar la sabudiría que les evitará el sufrimiento y solucionar sus problemas.

El budismo siempre ha sido motivo de interés e investigación para todos los que hemos tenido contacto con gente de oriente que lo practica. Recuerdo que en el colegio apenas sabíamos que se trataba de otra religión, en los estudios generales de la universidad lo habían analizado hacia un esquema histórico y descriptivo, pero recién tuve la oportunidad de explorar la conciencia budista gracias a un libro de autoayuda El Buda en tu espejo, que me prestó mi amigo Takuo Shima, sobre la línea de Nichiren.

Con este amigo nos habíamos reencontrado luego de 19 años, somos del mismo colegio pero ignoraba yo como el resto de los amigos cercanos, cual era su línea doctrinaria. Siempre he admirado la paz que inspiran los monjes budistas, la tolerancia que tienen frente a los otros credos, y su manera solidaria de acercarse al prójimo, cualquiera que sea su fe. Hay una racionalidad budista orientada a la práctica, buscan el buen vivir de acuerdo a la ética y la adquisición de la paz interior.

Este libro ha sido escrito en términos claros y asequibles por tres budistas de Estados Unidos Woody Hochswender, Greg Martin y Ted Morino, alumnos del estudioso japonés Daisaku Ikeda. Son encargados y voceros de la asociación laica de budismo SGI-USA, que sigue y difunde las enseñanzas de Nichiren Daishonin.

El autoconocimiento: Los seres humanos podemos transitar por nueve mundos desde el infierno hasta la iluminación o budeidad, estado más elevado de paz absoluta. Conocer nuestro yo interior es darnos cuenta por que mundo vamos transitando. Estos mundos son circunstancias vitales que predominan en un momento de la vida, de acuerdo a las acciones realizadas y a la configuración de las distintas personalidades, de manera que no somos completamente buenos o malos, y todos pueden alcanzar la iluminación.


Nichiren fundó su línea de budismo en el siglo trece de nuestra era, llegó a la conclusión de que todas las escuelas budistas tuvieron su verdad, válida en su tiempo y que la iluminación no era un logro único de los monjes y ascetas, sino algo inherente al ser humano, todos podían llegar a este estado superior siguiendo normas de conducta, y la invocación de la ley mística universal Nam miojo rengue kyo. Se podía llegar a la iluminación sin salir del espacio del mundo cotidiano, ni aislarse en las montañas.

El autoconocimiento está orientado a brindar al ser humano las herramientas para tomar las riendas de su vida y alcanzar la felicidad, haciéndolo conciente de su verdadero ser y sus potencialidades, las que empleará mejor en paz consigo mismo para el desarrollo suyo y de su comunidad. Hallará su razón de ser realizándose en sus objetivos, siendo altruista y evitando ser esclavo del odio y del egoísmo.

La ley mística universal: Nam miojo rengue kyo es un mantra que significa “me entrego a la ley mística de causa y efecto mediante el sonido”, es una forma de configurar el universo de acuerdo a las necesidades y expectativas de cada persona. Sin embargo, el budista no lo toma como fórmula mágica, sabe que debe responder desde la disposición de su yo interior hasta sus acciones para lograr sus cometidos. Tampoco esperan ser felices con ambiciones egoístas, más les interesa atesorar bienes del corazón.

La recitación de este mantra la llevan los seguidores de Nichiren frente al gohonzon, su objeto de veneración que tiene los caracteres del Sutra del Loto, la más avanzada interpretación del budismo que elaboró Nichiren. Pueden invocarla para orar, para pedir por sus seres queridos o ellos mismos y para buscar la apertura de las condiciones idóneas a su desempeño en los quehaceres de sus vidas cotidianas. Esta ley mística para el budismo Nichiren les evitará el sufrimiento en la vida.

La ley mística es invocada para alcanzar la sabiduría que permita resolver los problemas de la vida, de cualquier magnitud, una vez aclarados los medios a utilizar para cambiar una situación, se debe actuar con decisión. El budista que esclarece su conciencia para mejorar sus circunstancias vitales se vuelve causa de los efectos favorables de su existencia. La decisión y seguridad para actuar refleja el encuentro con su verdadero ser, que le permite utilizar para el bien sus potencialidades.

La responsabilidad del cambio: El ser humano siempre se pregunta por qué le toca vivir dificultades o pasar por la adversidad de otros, pero antes de querer que cambien los demás respecto de él deberá ponderar en que manera es responsable del estado de cosas que le toca vivir. Deberá aceptar sus errores, proponerse cambiar de actitud y llevar las modificaciones de su yo interior a la práctica, para luego poder dialogar con los otros y armonizar con ellos en el medio que interactúen con él.

De la responsabilidad del cambio interior que orienta al hombre a armonizar con su entorno, se desprende la responsabilidad ecológica, pues como todos formamos parte del universo tenemos la obligación de mantenerlo en buen estado. La felicidad no se basa en el sufrimiento ajeno ni el daño al medio ambiente, es un estado pleno que alcanza la iluminación, donde el ser humano emana y siente compasión y solidaridad hacia sus semejantes y todos los seres vivos del planeta.

El cambio interior evita el sufrimiento, pues el hombre sabe hasta que punto y cómo lo ha venido tolerando, de allí que sea él, el primero en cambiar, en dar un primer paso para remediar su relación con los demás y consigo mismo. Este cambio alivia al yo interior, le permite quererse a sí mismo e irradiar esa sensación a los demás. Este cambio es una renovación del ser humano, que viene tras la aceptación y reconocimiento del verdadero ser.

Conclusión: Nichiren revolucionó la doctrina budista al proponer la iluminación como fin al alcance de todos sus seguidores sin salir de su espacio y actividades cotidianas. Su doctrina busca un cambio interior, una forma de canalizar las potencialidades inherentes a cada persona para que consiga su felicidad, la irradie y sea esta su actitud vital con el prójimo y su entorno.

Fotos:

“51CS4NJHDZL” de Amazon

“nichiren-shonin_ij30″ de flowercityshanga

“Daisaku-Ikeda” de lainformacionrd.net

“PrayerGohonzonWallpaper” de nichirenscoffeehouse.net

“buda_1″ de sepiensa.org.mx