La globalización según José Luis Sampedro

El Mercado y la Globalización es una breve obra que en lenguaje sencillo y accesible pretende ser un compendio resumido de la época en la que nos movemos. Catedrático de Estructura Económica y miembro de la Real Academia Española, José Luis Sampedro es una autoridad recomendada para entender los temas más actuales de nuestra sociedad capitalista.

El libro se compone de dos capítulos denominados El Mercado y La Globalización y reúne una lista de términos al final para no perdernos en el pantanoso mundo de la economía, que, por otra parte, está invadida de múltiples manipulaciones desde los mandos dirigentes y desde los medios de comunicación, que ellos mismos controlan a su libre albedrío.

Para Sampedro, “la gran mayoría de la humanidad no sigue los debates y malvive a tan bajo nivel que sólo encaja las consecuencias de los sucesos”. Basándose en los presupuestos teóricos del economista escocés del siglo XVIII, Adam Smith, el autor del libro nos explica que aquello de un “ajuste automático” entre oferta y demanda que se humaniza en la presencia de una “mano invisible” es únicamente fruto de la venta interesada de la existencia de un mercado perfecto, que en realidad, es un mercado imperfecto.

El Mercado y la GlobalizaciónEl liberalismo económico que se ha instalado en pleno siglo XXI insiste en que “ni los gobiernos ni nadie debe entrometerse en esa libertad absoluta de movimientos para las operaciones de mercado” manifiesta Sampedro. Detrás de esa libertad de elegir y de comprar se esconde otra libertad constreñida por la “fragmentaria y azarosa información” que recibimos, así como las “eficaces técnicas publicitarias” que nos invaden. “La libertad de elegir la da el dinero” y el dinero no es otra cosa que un bien accesible para los ricos y una lucha constante para los pobres. Son entonces, “los poderosos los que eligen mientras que los débiles se resignan”. Lo que existe de verdad, nos insiste el catedrático, es el “poder de manos invisibles dictando condiciones en la actividad económica”.

Según el escritor, en nuestro días el sistema económico está condicionado por dos grandes factores: el tecnológico, materializado en Internet y en la consecuente “posibilidad prácticamente instantánea de comunicaciones y transferencias económicas“ y en la “amplia liberalización de las operaciones privadas“; y el institucional, donde predomina “una tendencia de acentuado liberalismo económico”.

Hasta aquí ha llegado el mercado en nuestros días, ahora llamado Globalización. Precisamente una de las manipulaciones de nuestro tiempo tiene que ver con la equiparación terminológica entre liberalismo político y liberalismo económico. La diferencia es obvia, mientras que el primero “cada persona encarna un voto” en el segundo “el voto corresponde a cada unidad monetaria y no a cada ciudadano”. Es, para Sampedro, “caer en un reduccionismo inhumano“.

Dentro de esa Globalización, cabe destacar un tercer factor histórico: “el desplome de la potencia comunista que ha dejado libre el paso a la expansión mundial del poder financiero y especulador”. La Globalización define el autor es la “constelación de centros con fuerte poder económico y fines lucrativos, unidos por intereses paralelos, cuyas decisiones dominan los mercados mundiales, especialmente los financieros, usando para ello la más avanzada tecnología (factor tecnológico) y aprovechando la ausencia o debilidad de medidas reguladoras y de controles públicos (factor institucional)”.

Respecto al factor tecnológico, el autor, nos avisa que los medios de comunicación, propiedad de los poderosos, pretenden legitimar la defensa de la Globalización descalificando a los oponentes -los pobres- como “una minoría heterogénea y abigarrada, sin ideas sólidas”, pero verdaderamente es otra manipulación de los poderosos que “condicionan con aplastante superioridad los medios de comunicación social”.

Sampedro se sirve a lo largo de su relato de claros ejemplos. Así, ante “una escasez en la producción de leche, con oferta escasa y gran demanda, por lo que el precio de ajuste te sitúa tan alto que los pobres no pueden comprar leche para sus hijos, mientras los ricos no tienen problema para ofrecérsela a sus gatos”. También lo hace con ingeniosas comparaciones: “se está diciendo algo tan capcioso como afirmar que la Santa Inquisición cristina hubiera sido nueva, distinta y conveniente para todos si, para quemar a los herejes, hubiese usando la silla eléctrica en vez de la hoguera de leña”. Otro bella comparación es la de que “al igual que los fumadores pasivos no disfrutan del tabaco, pero respiran el humo cancerígeno, así las masas globalizadas sufren las consecuencias negativas mientras los poco globalizadores disfrutan de su privilegio”.

Sampedro pretende con su libro “subrayar el hecho de que el mercado no puede existir -ni aún el más libre- sin regulaciones, siquiera sean las de un marco jurídico”. Lo que verdaderamente existe es la presencia de “manos bien visibles e interesadas, buscando el máximo beneficio privado a costa de quien sea y de lo que sea”. Una de ellas es la de Bush, la de Estados Unidos que se “atiene exclusivamente a sus propios intereses, encastillado en su indiscutible superioridad militar”. A pesar de todo, Sampedro deja un espacio a la esperanza porque “otro mundo es posible”, un espacio que abarca “todo y para todos” y que es “más natural y más racional que el de la reducción economista”. La necesidad de una “autoridad supranacional con jurisdicción planetaria y capacidad ejecutiva” y el empuje presuroso de la ciencia presagian un futuro que será otro, pero difícil de predecir, porque, en palabras de Pablo Neruda: “no es hacia abajo ni hacia atrás la Vida”.

Ya hay 1 comentarios. ¿Quieres dejar el tuyo?

  • luis enrique
    20 jul 2011

    muy interesante la obra de este señor, pero me han hablado de otro libro del mismo autor mas interesante…sobretodo por lo que se presagiaba en el mismo; el nombre del libro es CONCIENCIA DEL SUBDESARROLLO y fue publicad en el año 1972, podrian decirme donde conseguir este libro….

    Gracias por su atencion….

Dejar un Comentario