Algunas frases de Oscar Wilde

Oscar Fingal O’Flahertie Wills Wilde Dublín fue un escritor, poeta y dramaturgo irlandés. Uno de los dramaturgos más destacados del Londres victoriano tardío, además de una celebridad de la época debido a su puntilloso y gran ingenio. Su reputación se vió arruinada tras ser condenado a dos años de trabajos forzados de resultas de un famoso juicio en el que fue acusado de indecencia grave por la comisión de actos homosexuales.

Oscar WildeLa opinión pública sólo existe donde no hay ideas.

No hay nada como el amor de una mujer casada. Es una cosa de la que ningún marido tiene la menor idea.

Las mujeres han sido hechas para ser amadas, no para ser comprendidas.

No voy a dejar de hablarle sólo porque no me esté escuchando. Me gusta escucharme a mí mismo. Es uno de mis mayores placeres. A menudo mantengo largas conversaciones conmigo mismo, y soy tan inteligente que a veces no entiendo ni una palabra de lo que digo.

Perdona siempre a tu enemigo. No hay nada que le enfurezca más.

Si usted quiere saber lo que una mujer dice realmente, mírela, no la escuche.

Lo menos frecuente en este mundo es vivir. La mayoría de la gente existe, eso es todo

Los niños comienzan por amar a los padres. Cuando ya han crecido, los juzgan, y, algunas veces, hasta los perdonan.

El trabajo es el refugio de los que no tienen nada que hacer.

La ambición es el último refugio del fracaso.

Que hablen de uno es espantoso. Pero hay algo peor: que no hablen.

La única manera en que un hombre debe comportarse con una mujer es: haciendo el amor con ella, si es bonita, o con otra, si es fea.

Haría cualquier cosa por recuperar la juventud… excepto hacer ejercicio, madrugar, o ser un miembro útil de la comunidad.

Escojo a mis amigos por su buena apariencia, a mis conocidos por su carácter y a mis enemigos por su inteligencia.

Ningún gran artista ve las cosas como son en realidad; si lo hiciera, dejaría de ser artista

Cuando me da por pensar de noche en mis defectos, me quedo dormido inmediatamente

Los hombres casados son horriblemente aburridos cuando son buenos maridos, e insoportablemente presumidos cuando no lo son.

Adoro los placeres sencillos; son el último refugio de los hombres complicados.

La educación es algo admirable. Pero es bueno recordar de vez en cuando, que nada que valga conocerse puede ser enseñado.

Lo único que consuela de ser pobre es la extravagancia. Y lo único que consuela de ser rico es el ahorro.

El que dice la verdad, puede estar seguro que tarde o temprano será descubierto.

Uno debiera ser siempre un tanto improbable.

Amarse a sí mismo es el comienzo de un idilio que durará toda la vida.

Las mujeres están hechas para ser amadas, no para ser comprendidas.

Los hombres interesantes son los que tienen un futuro. Las mujeres interesantes, las que tienen un pasado.

Los hombres se casan por cansancio. Las mujeres por curiosidad. Los dos se llevan una desilusión.

La única forma de vencer una tentación es dejarse arrastrar por ella.

La puntualidad es una pérdida de tiempo.

En la vida política, tarde o temprano, uno tiene un compromiso.

Puedo resistir todo, excepto la tentación.

No soy tan joven como para saberlo todo.