‘Antes del 5 de mayo’, de Manuel Gutiérrez Nájera

Un relato costumbrista del gran poeta, máximo exponente del Modernismo en México y fundador de la ‘Revista Azul’, órgano del movimiento en aquel país.

Libro Cuentos Manuel Gutiérrez Nájera

Si bien suele considerarse a Rubén Darío como el gran iniciador del Modernismo hispanoamericano, podríamos decir que en el desarrollo de este movimiento participaron otros grandes poetas junto al nicaragüense. Así, el cubano Julián del Casal, gran admirador de la lírica europea, sobre todo de los simbolistas y parnasianos que tanto influyeron en los inicios del Modernismo, o el colombiano José Asunción Silva, quien aportó al movimiento su vertiente más íntima y sincera.

Junto a ellos, tuvo un papel importante el mexicano Manuel Gutiérrez Nájera (Ciudad de México, 1859-1895), igualmente admirador de la poesía francesa, a la que supo conjugar con los grandes místicos españoles -San Juan de la Cruz y Santa Teresa- y que, además, fundó la ‘Revista Azul’, publicación oficial del Modernismo.

Y es que Nájera fue también un destacado periodista. Volviendo a su lírica, podríamos decir que evoluciona desde un hondo sentir romántico hasta el citado Simbolismo, si bien nunca dejó de mostrar el temperamento propio del primero. Así, su poesía es elegante, delicada y de tono sentimental. Buenas muestras de ella son ‘La duquesa Job’, ‘Odas breves’ y ‘La serenata de Schubert’. Fue también Nájera un destacado prosista. No cultivó la novela pero sí el relato breve. Nos ha legado un buen número de éstos, que los editores han agrupado con distintos títulos. Entre sus cuentos destacan ‘En el hipódromo’, ‘La venganza de Mylord’, ‘Después de las carreras’, ‘Los suicidios’ o ‘Juan el organista’.

Casi todos ellos son de tipo costumbrista, al igual que ‘Antes del cinco de mayo’. En éste, con la excusa de esa fiesta en la que México conmemora su victoria sobre las tropas francesas en 1862, narra el ansia de una muchacha ante la llegada de ese día, cuando todo el mundo acude a la capital para celebrarlo. El texto posee indiscutible raigambre modernista por su tono decadente y melancólico y su estilo elegante y cuidado.

No en balde, Gutiérrez Nájera fue el máximo exponente del Modernismo en México, donde se le considera una figura literaria de primer orden. Y es que fue en la poesía donde alcanzó su mayor altura literaria y ello no era fácil si tenemos en cuenta que escribió en la época dorada de la lírica hispanoamericana.

Vía: Universitat Jaume I.

Foto: ‘Amazon’.