Solidaridad con el revolucionario en El durmiente del valle

El durmiente del valle es un poema de adolescencia de Rimbaud, sin embargo ya poseía coherencia y claridad de contenido. La naturaleza acoge a un humilde guerrero caído, es inmediata la solidaridad entre el poeta y la víctima, quien puede haber sido de su misma edad. Rimbaud desarrolló sentimientos solidarios que no ocultó en la lírica, verbalizándolos con mucho arte y calidad.

Arthur Rimbaud fue un poeta precoz, tuvo una carrera brillante desde los 16 hasta sus 22 años, se sabe que abandonó la poesía para dedicarse a actividades como el contrabando y el tráfico de armas. Su vida y experiencias también se plasmaron en su poesía, recogiendo su romance homosexual con Paul Verlaine y poetizando su relación con el mundo reflejada en su sensibilidad. El poema que me ocupa en este artículo es el durmiente del valle (Le dormeur du val, 1870), un poema del adolescente Rimbaud, producto de uno de sus paseos por el campo, en una de tantas escapadas de su casa para evitar la autoridad de su madre. Este es un poema de guerra, sobre la revolución de la Comuna en París, motivado por la solidaridad hacia un revolucionario caído en combate. Su compasión hacia las clases menos favorecidas se origina en su crianza en el barrio obrero de Charleville, por su contacto con las masas trabajadoras. Además, Rimbaud de adulto tuvo dificultades económicas y en ciertos momentos el mismo se empleó como obrero de construcción.

Este soneto es un poema descriptivo, puesto que la acción corresponde al pasado o relato primero de este texto, ella es elidida, se cuenta por su consecuencia, la muerte del joven rebelde sobre la hierba, la acción ha sido omitida para subordinarla a la descripción del campo y del cadáver con agujeros de bala en el pecho.



Estos poemas de Rimbaud corresponden al segundo Romanticismo, que inspirado por la Declaración de derechos del hombre y del ciudadano propugna la reivindicación y promoción de los hombres menos favorecidos en la sociedad. Rimbaud sería un rebelde, no un insurrecto, El durmiente del valle brinda un espacio para el encuentro con el otro, el oprimido, el muerto en la batalla por una causa compartida por el poeta,  los ideales de juventud, de justicia y progreso a veces entendidos en forma abstracta como una utopía, ya que los revolucionarios conocen solo la guerra para transformar la sociedad.

Escogí la publicación Arthur Rimbaud Poesías completas. Edición bilingüe de Javier del Prado (Cátedra, 2001). Pasemos al análisis de este poema, por estrofas, veremos que hay muchas imágenes, colores y perfección por su brevedad y tratamiento del tema del descanso en la naturaleza. La primera estrofa nos introduce al escenario de la naturaleza, el hoyo de verdor en que yace el cuerpo del joven soldado abatido, cerca de un río plateado que canta, el canto supone armonía, paz, el descanso se ha alcanzado a la luz del sol que brilla sobre la montaña. Este escenario es un pequeño valle, apropiado para el joven soldado, cuya edad lo hace pequeño ante el mundo.

La segunda estrofa presenta un acercamiento al cadáver, es un soldado sin casco, es decir sin medios necesarios para la guerra, pobre como los insurrectos de la comuna, sin los accesorios que cuenta la milicia y sin la preparación adecuada para la guerra.

Este soldado caído, ha sido improvisado en la batalla, se ha entregado a la causa bajo el anonimato. Hay una oposición vida muerte, por la imagen del berro fresco, planta  comestible rica en yodo, creciendo a orillas del riachuelo, este berro en el poema es azul, color del espíritu para el simbolismo, así se deja ver la presencia de la vida vegetal frente al cuerpo abandonado del soldado, carente de su espíritu. Sin embargo el soldado duerme sobre la hierba, bajo el sol y las nubes; el sueño es el regreso a la tierra, la unión con la naturaleza. La naturaleza es el lecho verde que pleno de vida acoge al difunto soldado. Este encuentro solidario se logra por la pertinencia de las imágenes, del durmiente y del paisaje que lo recibe.

La tercera estrofa tiene un pedido en el vocativo “Natura, acúnalo con calor: tiene frío”, la naturaleza es un ente vivo, inmutable frente a la fragilidad de la condición humana, el frío de la muerte puede mitigarse con el calor de la vida, ya que ella sigue produciendo plantas, yerba, flores como los gladiolos, agua; está presente el sol que brinda calor y mantiene el ciclo vital en la tierra. Otra vez el joven soldado duerme, pero parece un niño enfermo que sonríe, ha muerto dulcemente, tiene pocas horas de muerto, su cuerpo no está descompuesto, el joven revolucionario, quien tuvo que enfrentarse y morir ha recuperado la inocencia de la niñez, lo que le permite sonreír en pleno sufrimiento y ante la derrota. Es un soldado romántico, entregado a sus ideales hasta ofrendar su vida, por un cambio en la sociedad que no podrá testimoniar. El soldado esta soñando (il fait un somme), este sueño está silenciado, vale por su sema de descanso, aparte no hay narración del sueño porque el poema es descriptivo, no es narrativo, la actividad onírica puede verse como la integración con la naturaleza, soñar es llegar al nido, también es establecer una continuidad desde su final a la inmutabilidad de la naturaleza, el soldado al descomponerse se hará parte de la tierra. Este sueño puede ser una visión del futuro de la sociedad, que evolucionaría a una forma más equitativa, se alcanzarían los objetivos de la revolución en reivindicaciones que se darían en el curso de la historia, esto le hace sonreír.

La cuarta estrofa es una sinestesia o combinación de varios sentidos, se advierte el olor perfumado del campo por el yo poético, pero el soldado no lo registra con su nariz, esta no aletea, acompaña la luz del sol y el rojo de la sangre de los boquetes en el lado derecho del soldado. Las heridas de bala son el final de la descripción, el poema ha transcurrido como una vista de cámara cinematográfica del escenario y del sujeto del soneto. Al final del poema dormir equivale a morir, es la supresión de toda acción. La sinestesia engloba la naturaleza, luz, calor, olor, sangre como líquido vital, muerte como parte de la existencia. La naturaleza es el locus amenus o lugar ideal para el reposo y para ser fuente de inspiración poética, ya que la poesía es mímesis de ella.

Rimbaud es solidario con el agente del cambio, con alguien rebelde como él, cambiar la sociedad es conducirla a un orden natural, a un espacio donde la imagen se mantiene en el tiempo, como inmutable, pero esto sigue siendo una visión, los cambios de la sociedad pertenecen al devenir de la historia, tras un ciclo de potencia o voluntad de transformación y de acto como enfrenamiento o reforma.

Ya hay 3 comentarios. ¿Quieres dejar el tuyo?

  • 01 ago 2008

    Te agradezco mucho este análisis exhaustivo de este poema de Rimbaud, con fotos y bien documentado. Y la verdad es q yo no sabía q el simbolismo del azul o azur como espíritu lo crean los simbolistas, siempre he creído q era del Romanticismo Alemán de “La Flor Azul” de Novalis en su “Heinrich Von Ofterdingen”, por eso del ideal, la búsqueda de lo imposible, imperecedero, del Espíritu… También puede ser que el símbolo del azul como espíritu sea universal, ya que el color azul del cielo y del mar infinitos nos recuerdan la inmensidad, lo eterno, tal vez el reino del Alma.
    No sé, pero bueno, de cualquier manera, muy buen artículo.

  • eugenia
    15 oct 2009

    quienes son los personajes del cuento muerte en el riachuelo

  • Lorena Casas
    13 mar 2011

    Muchísimas gracias por tu análisis, me ha servido para el que tenía que hacer yo y me ha ayudado a darme cuenta de algunos detalles que se me escaparon ;)

Dejar un Comentario