Coplas cortas para niños

El ser que lee tiene mayores herramientas frente a la vida, un desarrollo más complejo, sano y completo, un beneficio en el amplio sentido de la palabra, para todos los sentidos de la existencia, por lo que debe ser una práctica para adoptar en la vida cotidiana, sobre todo desde edades muy tempranas, para que consumir literatura sea algo tan natural como el ocio o el descanso.

coplas

Los niños son los lectores más difíciles de convencer, sucede que les cuesta mucho la concentración que demanda sentarse a leer, prestar atención y no hacer más nada en el medio, para conseguir entender lo que se tiene entre manos. La mayoría suele renunciar al texto sumamente rápido, para retomar alguna tarea que le parezca más entretenida, pero cuando se consigue llamar la atención de los niños hacia los libros, se les ha otorgado un regalo sumamente especial para el resto de sus vidas.

Una forma de conseguir esto es ofreciendo a los niños material de lectura que sea más simple, más corto y concreto, divertido y preciso, siendo para eso las coplas cortas grandes aliadas, ya que son quizás una de las formas poéticas más populares en castellano, que consiguen atrapar la mirada en principio por su melodía basada en versos octosílabos, en un lenguaje coloquial, en una rima asonante en los versos pares.


Las coplas son entonces muy accesibles para los niños, el texto es corto por lo que no tendrán problemas en encargarse del asunto, muchas de ellas se pueden volver en relatos amidables y claves a lo largo de la infancia, hablan de cosas cotidianas, de asuntos de interés infantil, de situaciones de aprendizaje, de forma clara y práctica, justo lo que necesitan los más pequeños para ir desarrollando lazos con las palabras.

Es valioso mencionar que la copla es una forma poética que tiene su origen en España y que consiguió tal popularidad que se fue extendiendo a todos los países hispanoamericanos, de tal forma que cada pueblo o región desarrolló las propias, muchas de ellas inclusive siguen siendo utilizadas hasta el día de la fecha, ya que aquellos niños que las leían mucho tiempo atrás siguen transmitiéndolas a, por ejemplo, sus propios hijos.

Lo positivo en esta forma de escritura es que se puede relacionar a diferentes estilos, las coplas de humor, coplas para la escuela, coplas para el respeto o la religión, de animales, de fiestas y de juegos, de amor y de familia, sin dejar de mencionar que hay coplas de países, que hablan de sus tradiciones y culturas personales.