Los cuentos menos conocidos de los hermanos Grimm

La Editorial Nórdica publica en estas fechas algunos de los cuentos menos conocidos de los hermanos Grimm, pero a diferencia de los otros, no serán "edulcorados", sino que son traducidos tal y como los hermanos los presentaron.

Los hermanos Grimm

Algunos de los cuentos menos conocidos de los hermanos Grimm, que no recibieron alteraciones lingüísticas realizadas por Wilhen Grimm para que “se pudieran leer mejor”, como Hermanito y hermanita, se publican ahora por la editorial Nórdica en español y “sin edulcorar”, tal y como las concibieron sus autores hace 200 años.

Con motivo del bicentenario de la publicación de los famosos cuentos, se han reunido diecisiete historias que no son muy conocidas entre los lectores, que además no han recibido ninguna modificación, al contrario que el resto de cuentos de los famosos hermanos alemanes.

Isabel Hernández, traductora de la obra, explica que diez de estos cuentos fueron introducidos en la colección de los hermanos Grimm, pero con importantes modificaciones. Los siete restantes, probablemente debido a su origen extranjero, no aparecen en ninguna de las publicaciones. El hecho de que los cuentos hubieran aparecido en revistas y periódicos de la época de forma aislada contribuyó a que algunos de los cuentos incluidos en Hermanito y hermanita hayan permanecido “en su formato original”.

Estos siete cuentos no entran dentro de la tradicional inspiración alemana de los hermanos Grimm, son Un cuentecillo, Historia de la centella, La fiesta de los habitantes del mundo subterráneo, Cuento de Hans el Espabilado, Heinz el Vago, La guerra de las avispas y los asnos y El reyezuelo.

Los textos, ordenados cronológicamente según su fecha de publicación, indican los datos sobre el lugar y fecha de publicación, y suponen, según Hernández, “otra forma de ver y entender” los cuentos.

La gente piensa que los cuentos de los Grimm fueron siempre dirigidos al público infantil, y no es así”, indica Isabel Hernández, quien asegura que la intención de los hermanos era recopilar material del folclore popular para darlo a conocer al público en general, por lo que “nunca pensaron que los niños fueron a ser el destinatario final de la colección”.

La idea ha sido dar a conocer los cuentos “desde otro punto de vista”, ya que “cuando uno oye hablar de los hermanos Grimm, sólo tiene en la cabeza Blancanieves o Cenicienta con las versiones de Disney en la cabeza, cuando el origen de este trabajo filológico era muy diferente”.

Después de una traducción laboriosa y con la dificultad de traspasar la estructura alemana al español, los cuentos de los Grimm siguen siendo “una fuente de conocimiento brutal en todos los ámbitos de la vida”.

Imagen: Phrood en Wikimedia

Dejar un Comentario