La Puta Linda de Ampuero

Puta Linda es una novela corta, fácil de leer y con una historia que atrapa al lector de inmediato, un buen relato que intenta elucidar un mundo tantas veces descrito erróneamente como el de las prostitutas. Ampuero es eficaz, al menos por momentos.

Para la literatura la utilización de personajes arquetipos como la prostituta no es nada novedoso, la historia de la mujer bondadosa en caricias ha sido contada de mil maneras, en diferentes tiempos y con todos los nombres habidos y por haber.

García Márquez escribió en Memoria de mis Putas Tristes una sutil historia en la que la atmósfera era  ensombrecida por ese ambiente de prostíbulo, de noche de copas y mujeres de alquiler. Una niña alumbraba la historia, la de un viejo decidido a concebir su mejor noche desflorando a una virgen como parte de su regalo al cumplir la edad más cercana a la muerte, los 90.

García Márquez establece un lazo entre los dos personajes, un extraño y esperpéntico sentimiento parecido al amor, que si no llega a ser eso, alcanza y sobra para mantener al anciano atento y preocupado por aquella chiquilla llamada Delgadina. Ampuero no alcanza similar precisión, pero logra concebir un mundo erotizado y describirlo con acertada convicción.

Foto: Moleskine Literario



Noemí es el nombre de la puta, una mujer que gracias a su esfuerzo corpóreo logra alcanzar riqueza y estabilidad económica, el arte carnal la ha proveído de todo lo que siempre deseo, pero que pese a su desenfado, no fue una opción para su vida, sino la elección de un camino que aprendió desde niña.

Luís Alberto y Tapia son dos amigos, comunes, de clase media, ambos con anhelos de volverse escritores, habidos lectores y de vida algo desorientada. Es Luís Alberto quien decide escribir su primera novela sobre una puta, y conoce así a Noemí. La relación entre ellos se va tornando perceptible, cada vez que él la visita y paga para que ella le cuente su historia, él va notando una especie de arraigo hacia ella. A veces, las conversaciones terminan en la cama, Noemí es una mujer bella y el interés literario de Luís Alberto se ve superado por el deseo sexual.

Escribir sobre el amor, el sexo o cualquier expresión erótica de pasión siempre ha resultado complicado, Vargas Llosa en su obra Los Cuadernos de Don Rigoberto, describe  con poca eficacia el ambiente erotizado de un viejo hombre que pulula en el amor y el placer experimental, la suerte le es distinta para García Márquez en Cien Años de Soledad, un clásico relato en el que los encuentros sexuales no son una excepción. La pasión es descrita con tal serenidad que el impulso se hace tremendo.

Ampuero esquematiza sus descripciones desde un punto de vista más sincero, no regatea como Vargas Llosa para estimular al lector contando con suntuosa precisión el afanoso desenvolvimiento de los amantes, tampoco le da vida al sentimiento o sensación como García Márquez, Ampuero se limita a describir con naturalidad e inocencia.

Noemí relata el descubrimiento del sexo y el placer en su vida, y es narrado por Luís Alberto con excitante inocencia, utilizando de por medio historias esperpénticas como la relación entre un hombre mayor y dos niñas, la experimentación sexual entre dos hermanos y la concepción de una mujer prostituta orgullosa de serlo y afanosa en contárselo a sus hijas.

La vida de Noemí crea interés en el lector, va desnudando ávidamente un sinnúmero de circunstancias que permiten entablar conexión con la manera de pensar y de sentir de  la protagonista.

Foto: El País

Mientras Luís Alberto se introduce en la vida de Noemí, inconcientemente va gestando un sentimiento de cercanía hacia ella, se convierte en alguien importante, varias veces intenta preguntar si ella siente lo mismo, pero no consigue respuesta. Noemí va evolucionando, de ser una simple chiquilla que se gana la vida siendo poseída a cambio de dinero, se convierte en una fina dama de compañía, llena de inocencia postergada, inefable en sus sentimientos y arrogancias. Es descrita interiormente como una puta, una distinta puta linda.

Noemí siempre deja abierta la posibilidad de que todo lo contado es mentira, sin embargo es tan buena la posible mentira que a Luís Alberto no le importa, surge un rasgo importante, la desconexión de la realidad como fundamento de la historia. Él lo único que quiere es escucharla, embelezado por la belleza de lo contado, o quizá por la belleza de quien lo cuenta, Luís Alberto sintoniza un canal mental distinto al convencional y se deja arrastrar por esa pasión cautivadora de Noemí.

La misma pasión sin puerto que la ha llevado a desinteresarse de todos, capaz únicamente de velar por si misma e ignorante de entablar relación emocional alguna con alguien que no sea su hermano, es entonces Luís Alberto una especie de amistad sui generis en su vida.

Para Luís Alberto, no tarda el momento en que Noemí se convierte en su puta linda,  aquella mujer que a pesar de su denodada labor sexual, no ha perdido su ingenuidad en la mirada, que pese a ser un monumento al erotismo, a ser sexual en todos sus actos, guarda, quizá para sí o para aquellos pocos, una mirada candorosa y natural, lascivamente cautivadora. Conmovedora.

Noemí se describe como una mujer fuerte, con un caparazón antisentimental formado por la vida misma que le ha tocado vivir, y que en el fondo, esconde a una mujer sencillamente sentimental, noble y con necesidad de confiar y querer. Luís Alberto parece percatarse de aquello en cada conversación que establecen, parece convertirse en aquello que ella busca, alguien con quien conversar y al cual contarle sus historias.

La soledad del personaje es dramática, Noemí concibe un pasado al contárselo a Luís Alberto, este concibe un futuro valiéndose de su primera novela, ambos personajes se valen del otro para conseguir aplacar ausencias. Luís Alberto genera la ilusión de darle contenido a su novela, sin importarle que todo lo relatado pueda ser falso, Noemí por su parte, encuentra a ese personaje necesario en su vida, a ese confidente que no hace más que escuchar y demostrar interés y preocupación por ella.

Pero los escasos rasgos emotivos nunca son confirmados, Luís Alberto fallece en un accidente absurdo y la atmósfera se quiebra, Noemí asiste a su entierro sin mediar palabra alguna con el mejor amigo de su confidente y escritor.

Puta Linda es una novela corta, fácil de leer y con una historia que atrapa al lector de inmediato, un buen relato que intenta elucidar un mundo tantas veces descrito erróneamente como el de las prostitutas. Ampuero es eficaz, al menos por momentos.

Foto: Caretas

Ya hay 6 comentarios. ¿Quieres dejar el tuyo?

  • MARIA DEL ROSARIO BASCOPE CAERO
    25 nov 2008

    ME PARECE MUY BRUSCO EL TITULO PUEDEN BUSCAR OTRO SINONIMO, PUESTO QUE DE ALGUNA FORMA NOS OFENDE A LAS MUJERES

  • Fernando Ogdi
    13 dic 2008

    Si es cierto es un tema muy trillado el de la profecion mas vieja del mundo, aun que, no he llegado a leerlo, me imagino la variante que Alpuero le debe haber dado, a este libro; Vargas Llosa, Garcia Marquez, y otros tantos, han contado en ese ambiente y personajes, acnedotas muy entretenidas, que tal vez, han sido solo eso, un mundo que no conocemos y que es parte de nuestro entorno y que juzgamos a diestra y siniestra, tal vez sea ese el mensaje que nos quieren dar estos autores, tratando estas situaciones.
    Y para ti Rosario, si Alpuero hubiera escrito otro libro pero a la inversa no me ofenderia, en cierta forma a los hombres tambien nos toca.

    Un enorme Abrazo, y Felices Fiestas

  • 02 jun 2009

    no nos debe de causar impresion negativa alguna que implique el referirse por el gunos ecritores de manera directa y teniendo como personaje principal a una prostituta, ahora es cotidiano, tambien los hay de sexos diferentes, pues el prostituirse literalmente abarca toda un gama de actos no necesarianente sexuales, se protituye de muchas formas. esto lo tomo del personaje del libro de “el amor en los tiempos del colera” de G.G.M. “EL CASARSE SIN AMOR CON UN HOMBRE RICO ES LA PEOR FORMA DE PROTITUIRSE” en fin es segun la optica con que, el tema es variado y amplisimo. SALUDOS.

  • angela
    05 oct 2010

    si me leí todo el libro es buenísimo a mi me pareció una historia muy interesante, y no me parece nada vulgar, ademas yo no entiendo como una persona puede dejar comentarios sin haberse leído el libro…

  • nelly amaya
    08 feb 2011

    excelente esta es una oba maravilosa …de verdad que te pega a ella …………………..lo maximo incluso m atreveria a protagonizar una pelicula igualita y yo seria el personaje.

  • Manuel Gutiérrez
    20 ago 2011

    pocas novelas tan malas y pocos escritores más anodinos, vanidosos y de tan escaso talento como Ampuero… sólo la mediocridad del medio puede permitir que se publique semejante bodrio que desde el título expresa una absoluta falta de imaginación y un afán acomplejadísimo de querer parecer transgresor e inteligente sin serlo…

Dejar un Comentario