Guiones de obra para el Día de Muertos

La tradición de representar determinadas piezas teatrales como el ‘Tenorio’ en esa fecha se remonta al siglo XIX.

Representacion Don Juan Tenorio

Aunque en los últimos años nos hemos dejado invadir por la cultura anglosajona con su “Halloween”, la conmemoración del Día de Difuntos hunde sus raíces en los orígenes de la cultura latina e hispanoamericana. No obstante, todas las civilizaciones de la Antigüedad rendían culto a los muertos: en India la fiesta de “Durga”, en Asiria el mes de “Arahsamna”, los romanos tenían las “Lemuralia”, los celtas la noche de “Samhain” (verdadero antecedente del citado “Halloween”) y los Incas el “Ayamarka”.

En definitiva, todos los pueblos del mundo han rendido y rinden homenaje a los difuntos. Más moderna, no obstante, es la costumbre de representar obras teatrales ese día pero, en la cultura hispana tenemos todo un clásico.

Se trata del ‘Don Juan Tenorio’ del español José Zorrilla (Valladolid, 1817-1893), quien se inspiró a su vez en ‘El burlador de Sevilla y convidado de piedra’ de Tirso de Molina. Ambas piezas narran las aventuras de un impenitente conquistador que, tras rendir a una mujer, pierde interés por ella y busca a otra. Así ocurre con doña Inés, que muere de pena. Es, además, un bravucón. A primera vista, podríamos preguntarnos qué relación tiene esta trama con el Día de Difuntos. Pero en ella los muertos tienen un protagonismo muy especial. Y es que, en su última parte, la osadía de don Juan es castigada: el Comendador don Gonzalo de Ulloa, padre de doña Inés y muerto a manos del protagonista, vuelve para conducir a don Juan al infierno.

La obra y sobre todo su personaje principal han adquirido ribetes de mito, dando lugar incluso al nombre de una conducta: el “donjuanismo”. Pero no es ésta la única obra para el Día de Difuntos. En México, donde esta fecha se celebra de modo muy especial, suele representarse una pieza titulada ‘La muerte de los muertos’ que, en realidad, son cuatro leyendas de la cultura precolombina.

Se trata de ‘La diosa azteca Cihuaciatl’, que advirtió a los Mexicas de la destrucción de Tenochtitlan, ‘La calavera Catrina’, ‘El rostro de la Cegua’ (personaje muy popular en la mitología hispanoamericana) y ‘La historia de María Sabina’, una mujer con poderes chamánicos. En fin, aunque menos populares hay otras muchas obras que pueden representarse en esas fechas. Cierta fama tiene también el dialogo ‘Día de muertos’, que sintetiza las culturas pre-hispánica, colonial y moderna.

Vía: Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Foto: Turol Jones.