Cuentos de Mario Benedetti

El escritor de origen uruguayo Mario Benedetti es internacionalmente conocido por su literatura, sobre todo, por aquella que se narra mediante el género del cuento. Escritor prolijo, su obra se compone de más de 50 libros, entre ellos, La sirena viuda, una recopilación de 24 cuentos de épocas distintas en el tiempo que se recogen en cinco capítulos: de Montevideanos (1959), de La muerte y otras sorpresas (1968), de Con y sin Nostalgia (1977), de Geografías (1984) y de Despistes y Franquezas (1989), entre los que se incluye el cuento que da título a este libro.

Benedetti es un especialista en escribir cuentos, así lo define: “el cuento es un género lleno de trampas, tentaciones y desafíos, pero reconozco que es también uno de los más gratificantes, tanto para el creador como para el lector”. Es precisamente en el cuento, donde el autor uruguayo plasma las anécdotas más sencillas de la vida cotidiana, pero de una forma que sólo son capaces los grandes maestros, y Benedetti es uno de ellos.
LA SIRENA VIUDA
En la siguiente reseña analizaremos los cuentos incluidos en Despistes y Franquezas, fechados en 1989 y que algunos pueden leerse íntegros en este enlace.

La sirena viuda habla sobre la legendaria sirenita de Eriksen, en Copenhague (Holanda), y de cómo el protagonista se enamora platónicamente de ella, es decir, “fue un amor a primera vista, aunque, eso sí, rodeado de imposibles, como ocurre, después de todo, siempre que alguien se enamora de un personaje inalcanzable y célebre”. El cuento hace referencia al concepto del exilio que vivió el autor, quién tuvo que marchar de su país por razones políticas. La sirena es como dice Benedetti “una exiliada más, inmóvil junto al mar, que sueña con la vuelta”.

En El hombre que aprendió a ladrar, el personaje Raimundo aprende a ladrar y de verdad, después de declararse un amante de los perros y de reflexionar que el amor es comunicación y que, por lo tanto, debía aprender el lenguaje de sus hermanos perros.
El sexo de los ángeles, uno de sus cuentos más famosos, Benedetti juega con la eterna duda del sexo que tienen los ángeles y con el nombre de Ángel y Ángela, que, aunque humanos, son ángeles tal y como indican sus nombres.

Destacan también dos cuentos muy breves, Su amor no era sencillo (aquí integro): “Los detuvieron por atentado al pudor. Y nadie les creyó cuando el hombre y la mujer trataron de explicarse. En realidad, su amor no era sencillo. Él padecía claustrofobia, y ella, agorafobia. Era sólo por eso que fornicaban en los umbrales”; y Lingüistas, en donde una serie de lingüistas acuñan la belleza de una hermosa taquígrafa durante la celebración de un congreso.

En Mucho gusto, Benedetti reflexiona sobre la profesión de escritor, es decir, “el sencillo privilegio de poder escribir”; y en Un boliviano con salida al mar, lo hace sobre la situación de este país, que no tiene salida al mar, y que un viajero, debido a su condición, lo ha visto y cuando regresa a su pueblo, recurre a la magia de las sirenas porque “sabía por experiencia que la nostalgia del mar no tiene fin”.

En Maison Lucrèce, se explica la peculiaridad del pueblo y de la gente de San Pascual a la que “no era posible intimidarla con erudiciones varias” y en el que se ubica el peculiar burdel de Maison Lucrèce, donde las prostitutas son además de eso, sabias y están formadas en la lectura.

En Triángulo isósceles, el escritor nos muestra la relación adúltera de un marido que engaña a su mujer con su propia mujer, pero maquillada. Finalmente el marido machista y furioso le recrimina que ha sido ella la que lo ha estado engañando a él.

Por último, en Pacto de sangre, un anciano de 84 años, presa de muchas enfermedades y de una vejez casi inmóvil, pasa revista a su vida. Benedetti logra aquí retratar a este personaje con maravillosa cercanía a través de su lenguaje irónico y humorístico. Así, vellocino de oro llamaba al musgo rubio del pubis de una amante antigua de nombre Ana. “La vejez nos sumerge en una suerte de anonimato”, reconoce el autor, por ello, Octavio, el protagonista oculta a sus familiares que todavía puede hablar y sólo lo descubre a su nieto pequeño que se llama igual que él, a cambio de un pacto de sangre. Armado con la voz de la experiencia, el anciano le narrará las experiencias acumuladas durante tantos años, hasta que su nieto marcha a Estados Unidos para estudiar y entonces el abuelo pierde sus ganas de vivir, o lo que es lo mismo a esa edad, la posibilidad de contar historias y cuentos.

Mario Bendetti logra con sus cuentos -breves narraciones- atrapar al lector con la ironía, siempre presente, y con su riqueza narrativa, sólo al alcance de plumas como la de este maestro. De lectura amena, los cuentos nos involucran en la acción y nos acercan a los personajes que interactúan en escenarios cotidianos donde se desenvuelven con quotidianeidad, del mismo modo que los humanos que leen desde el otro lado, porque la escritura no es otra cosa que contar lo que acaece a nuestro alrededor.

Ya hay 7 comentarios. ¿Quieres dejar el tuyo?

  • 11 dic 2007

    no psz me encantan los cuentos de usted
    pero lo k le ase falta es k le ponga frases
    pero son super geniales
    psz sale me voy pero psz soy su almiradora
    bay cuidese

  • dpp
    07 sep 2009

    porque no esta el cuento fin de semana

  • 14 sep 2009

    me gustan los de usted estan muy bonitos

    bye

  • muñEqitAA( elsa niebLa)
    26 oct 2009

    mee enncanntann suss liibross soii suu faMM
    mee ennccaabtariaa conoserlOO!
    es geniiaL ennseriiiOO=’D..

  • 24 may 2010

    mee gusta muchoo loos cuentos breves de Marioo Benedetti son entretenidoss y hoii necesiitoo un deber ii Mariioo mee ayuudooo!! ssooii unaa de tusss miilees admiradoras/res…Les deejo miiss saluudooss ii baii baii! (:

  • [...] todas las reseñas sobre el fallecimiento, tanto de Idea Vilariño como del mundialmente famoso Mario Benedetti, así como la de Amanda Berenguer, se los menciona como parte de la famosa Generación del 45, en [...]

  • Debii
    11 may 2011

    ¿QUIENES SON LOS PERSONAJES PRINCIPALES ?

Dejar un Comentario