Rebelión en la Granja, George Orwell

Lo mejor que le puede pasar a un lector en crisis, a un lector de esos que son capaces de devorar tres o cuatro libros al día pero que ahora no encuentran nada para leer, es encontrarse una novela como Rebelión en la Granja, de George Orwell.
George Orwell, conocido sobretodo por su dimensión de autor de 1984, había escrito también anteriormente las muy estimables Homenaje a Cataluña, Subir a por Aire y ésta misma, Rebelión en la Granja.

En opinión del que escribe, Rebelión en la Granja es mucho más efectiva y tiene mayores toques de brillantez que 1984. Más que nada, porque dice lo mismo en menos líneas. Si bien 1984 es una de las grandes obras maestras de la literatura, por su estilo, su importantísima influencia sobre obras posteriores en cine y literatura, por su aspecto político-sociológico, Rebelión en la Granja es mucho más concreto y conciso. Son ambas tan análogas entre sí que es complicado analizar una sin analizar la otra.
En Rebelión en la Granja tenemos a un dictatorial y déspota granjero llamado Jones contra el que los animales de su granja se rebelan y lo expulsan literalmente por medio de la violencia de su propia casa. El artífice de esta revolución, un viejo cerdo, muere, y los animales deben instaurar una estructura nueva en cuanto a recolección de comida, cría de cachorros, horas de trabajo y ocio, etcétera, de lo que se encargan los más listos de la granja: los cerdos y los perros, por medio de los astutos cerdos Snowball y Napoleón, emergentes líderes de la revolución.
Su faceta más conseguida es sin duda ver la despiadada crítica al sistema comunista, expresada mediante frases como “Napoleón siempre tiene razón” o “Trabajaré más”. Al tratarse de animales, el régimen que establecen, primeramente contrario a los hombres, y luego más moderado, se representa con una crueldad y una dureza inigualables, pero no por ello llega al peyorativo de gore, dada la admirable sutileza en el estilo orwelliano.

Asimismo, es una obra cumbre a la hora de reflexionar sobre la manipulación de la información, del pasado, de la historia, y por tanto en las mentes de los individuos. Es un auténtico disfrute para el lector observar que todos y cada uno de los personajes activos de la novela son imprescindibles, y todos tienen su homólogo real en el proceso de la Revolución Rusa.
Sin ser fácil de leer por esa dureza tan característica de Orwell, representa ese subgénero de novelas necesarias en las que no falta ni sobra ni una palabra, siendo a su vez un increíble y portentoso alegato contra la injusticia social y los regímenes totalitarios.
Rebelión en la Granja se puede leer gratis aquí.