Ese dedo meñique: el saber estar según Frieda Holler

Se denomina “etiqueta” a un conjunto de normas de conducta social que nos permiten causar una buena imagen. En este aspecto, referido al mundo laboral, se centra la peruana Frieda Holler en ‘Ese dedo meñique en el trabajo’, un texto de consejos de comportamiento que pueden ser muy útiles.

En términos generales, se denomina “etiqueta” al conjunto de normas que rigen el correcto comportamiento dentro de un grupo social. Es, por tanto, un código amplio que abarca desde la indumentaria hasta el tono del habla, el adecuado manejo de los cubiertos en la mesa o el saber mantener una conversación sin incurrir en exabruptos o conductas incorrectas.

Podríamos decir que cada cultura tiene sus propias reglas de etiqueta, de tal modo que lo que resulta adecuado en una puede ser una verdadera grosería en otra. No se rigen por las mismas normas en China que en Estados Unidos, por poner un ejemplo. Sin embargo, en casi todo el mundo occidental, la etiqueta coincide a grandes rasgos. Incluso la Historia nos brinda ejemplos de personajes que se han destacado por sus exquisitos modales. Es el caso del latino Petronio o de los ingleses Beau Brummell u Óscar Wilde.

'Ese dedo meñique' nos brinda consejos sobre cómo actuar en un restaurante

'Ese dedo meñique' nos brinda, por ejemplo, consejos sobre cómo comportarnos en un banquete.

No obstante, podríamos decir que, en los últimos tiempos, la etiqueta se ha relajado un tanto y, si antes se estudiaba en los colegios, ahora ha desaparecido de la enseñanza. Quizá por ello, la peruana Frieda Holler está teniendo tanto éxito con su libro ‘Ese dedo meñique en el trabajo’. Holler es una antigua miss que hoy posee un centro de desarrollo integral desde el que se dedica a impartir seminarios y cursos sobre etiqueta y saber estar. Además, posee una sección fija desde hace siete años en la revista ‘Perú 21′. Y, por si todo ello fuera poco, preside la Asociación Ángeles Peruanos, dedicada a ayudar a los niños que viven en extrema pobreza.

Según parece, la etiqueta se está volviendo a poner de moda pues la escritora, como decíamos, ha vendido más de setenta mil ejemplares solamente de la primera edición de su obra que, como su propio título indica, trata de inculcar a los lectores unas pautas de conducta correctas en el medio laboral. Éste es uno de los círculos sociales donde más tiempo pasamos y también en el que el saber estar tiene mayor trascendencia.

Imaginemos que una persona mal educada viene a hacernos una venta. Difícilmente vamos a comprarle nada si nos causa una pésima impresión. Con los consejos que Holler nos brinda en ‘Ese dedo meñique en el trabajo’, trata de facilitarnos las técnicas de comportamiento adecuadas para conseguir una buena imagen de nosotros mismos ante los demás, desde cómo conducirse en la oficina hasta cómo hacerlo en un restaurante.

Fuente: Protocolo.org.

Foto: Dgbury.