El Talento de Mr. Ripley, Patricia Highsmith

No, no estamos hablando de la película protagonizada por Matt Damon y Jude Law en 1999, sino de la novela homónima en la que se basa la cinta dirigida por Anthony Minghella (por cierto, que hubo una adaptación anterior llamada A pleno sol, con Alain Delon). Fue escrita por la especialista estadounidense Patricia Highsmith (1921-1999), una auténtica maestra del suspense y del crimen, adaptada al cine por Hitchcock varias veces y dueña y señora de las novelas policiacas sombrías. A modo particular, he de decir que primero vi la película y luego me lancé a leer el libro, así que mis expectativas estaban altas puesto que el libro suele ser mejor, y la película me había parecido muy decente.

Las diferencias entre libro y películas son numerosas, aunque no del todo relevantes. Se cuenta la historia de Tom Ripley, un joven neurótico y de dudosa moral, que por casualidad acaba en Italia tras aceptar un encargo de un rico empresario de buscar a su alocado hijo Dickie Greenleaf, que se dedica a despilfarrar el dinero de su padre a base de idealistas e ingenuos proyectos. Ripley, al encontrar a Greenleaf y sentirse rechazado por él (en todos los aspectos), decide asesinarle y suplantarle aprovechando el parecido físico entre ambos.

Bajo esta inverosímil pero interesante propuesta, Highsmith logra un personaje totalmente memorable. Tom Ripley es mezquino, perverso, peligroso y visceral. Las connotaciones sexuales entre Ripley y Greenleaf son insinuadas, de manera que el asesino queda como un bisexual reprimido, que buscaba en Greenleaf algo más que un amigo y su asesinato supone una venganza a la negación de éste a una propuesta nunca hecha pero omnipresente. El círculo de engaños y mentiras al que se somete Ripley tras la desaparición de Greenleaf es de una minuciosidad y talento prodigiosos por parte de la autora. La ambigüedad que tanto caracteriza al protagonista puede deberse a las propias inclinaciones sexuales de la novelista, que fue censurada en varias ocasiones al publicar relatos de tono lésbico. Es por eso que el perfil psicológico de Ripley está especialmente cuidado, subrayando sobretodo la incertidumbre del propio personaje, reflexionando por qué actúa como actúa y no hallando nunca respuesta alguna.

El ritmo decae bastante con la muerte de Greenleaf, y se nota. La supuesta liberación que siente Ripley al acabar con él y tomar prestada su identidad, hace que el lector pueda perder un poco de interés, aunque la aparición de Miles (amigo de Greenleaf), que descubre el “secreto” de Ripley, renueva la trama y la vuelve a poner en su sitio. La novela aborda el origen y motivaciones de la psicopatía, en la medida en la que Ripley, hasta entonces un estafador convencional, se convierte en un asesino, usurpador y violento psicópata, que actúa bajo la ira y el resentimiento. Pero también es una historia cumbre sobre la identidad. Cuando Ripley toma la identidad de Greenleaf, y gasta su dinero como quiere, utiliza sus privilegios sociales y se plantea si le gustaría ser Greenleaf para el resto de su vida, se puede apreciar el deseo del protagonista de cambiar como persona, de ser otro alguien, algo que por supuesto no sucede. El estilo es por lo general oscuro y pesimista, con un ambiente depresivo y sucio a pesar de transcurrir en la vieja y glamourosa Europa.
El Talento de Mr. Ripley es una gran novela policiaca, y sólo por la curiosidad que despierta su asombroso protagonista, merece mucho la pena su lectura. Tiene un carácter innovador y una originalidad pocas veces vistas, partiendo del hecho de que el personaje principal no es, como en el resto de los casos, un detective o un policía, sino un asesino con el que el lector difícilmente se identifica en cualquier aspecto, y que sale impune de sus atrocidades. No es una obra maestra, pero queda a un nivel muy elevado.

Aquí puedes leerlo gratis.