Las mejores obras de fantasía de la historia

Los lectores y colaboradores de la web Ciberdark.net han realizado una valiosa clasificación de las mejores obras de fantasía de toda la historia. Estas son las recomendadas:La Odisea

La Odisea (siglo VIII a.C.) – Homero: poema épico griego compuesto por 24 cantos, atribuida al poeta griego Homero. Fue originalmente escrita en lo que se ha llamado dialecto homérico y narra la vuelta a casa del héroe griego Odiseo (Ulises en latín) tras la Guerra de Troya.

Cuentos de un soñador (1910) – Lord Dunsany: se compone de dieciséis cuentos dominados por una atmósfera onírica. Algunas de estas narraciones se han convertido en clásicos del género fantástico.

La serpiente Uróboros (1910) – E. R. Eddison, La obra maestra de E.R. Eddison destaca entre los grandes prototipos de ficción fantástica moderna. Esta obra épica de maravillas y magia transcurre en un mundo imaginado que plantea el conflicto primordial entre el bien y el mal.

Conan de Cimeria (1932) – Robert E. Howard, Compuesto de una serie de tres libros, cuenta las historias de Conan, un héroe bárbaro, habitante de un mundo fantástico (la Era Hyboria) posterior al hundimiento de la Atlántida y poblado de demonios y brujos.

El secreto del bosque viejo (1935) – Dino Buzzati: este relato fantástico puede leerse como fábula para adultos o como relato para niños. Su riqueza es tal, que desde que se publicó no han dejado de elaborarse interpretaciones sobre él.

FiccionesFicciones (1944) – Jorge Luis Borges: se reúnen en Ficciones dos libros de Jorge Luis Borges: “El jardín de senderos que se bifurcan”, que incluye siete relatos y “Artificios”, formado por nueve cuentos, entre ellos “La muerte y la brújula”.

Titus Groan (1946) – Mervyn Peake. Este libro describe un mundo paralelo- el tridimensional castillo de Gormenghast- con una densidad de detalle casi paranoica. No hay nada que se le parezca en toda nuestra literatura en prosa.

El Señor de los Anillos (1954) – J. R. R. Tolkien: la obra cumbre de Tolkien está ambientada en un mundo fantástico llamado la Tierra Media hacia el final de su Tercera Edad. Narra las aventuras de un grupo de seres: (elfos, hobbits, enanos, humanos), que forman la Comunidad del Anillo en su intento por destruir el Anillo Único, forjado por Sauron.

Las armas secretas (1959) – Julio Cortázar: El autor se sumerge en una búsqueda antológica para llegar a una ordenación diferente de lo real, que no es exactamente ni fantasía ni retrato.Un mago de Terramar

Un mago de Terramar (1968) – Ursula K. Le Guin, las historias de Terramar, y en general todas las novelas de Le Guin, tienen algo en común: hablan de las debilidades de las personas, y de la maduración que implica el superarlas.

Las ciudades invisibles (1972) – Italo Calvino: se presentan como una serie de relatos de viaje que Marco Polo hace a Kublai Kan, emperador de los tártaros, a quien un viajero imaginario le habla de ciudades imposibles.

La Colina de Watership (1972) – Richard Adams: es un gran clásico de la literatura contemporánea, traducido a veinte idiomas. Tiene el tono de una narración épica antigua, pero también encierra una crítica sombría y desesperanzada de las relaciones de poder.

La historia interminableLa historia interminable (1979) – Michael Ende. Bastián es un niño de once años que descubre en una antigua librería un libro -titulado La Historia Interminable- que tiene poderes mágicos. Bastián se convierta en un héroe de esa historia que parece no terminarse nunca, en la que se unirá a Atreyu, con el objetivo de salvar al mundo de Fantasía.

El país de las risas (1980) – Jonathan Carroll: la historia comienza en una librería, donde el protagonista, Thomas Abbey, conoce a una chica que parece sentir su misma atracción por la obra de Marshall France y juntos emprenden el camino hacia Gallen, un pueblecito perdido en medio de la nada.

Cuentos del reino secreto (1982) – José María Merino, esta serie de cuentos describen el León natal de su autor, pero transformado en un espacio de prodigios donde todos los temas habituales del género fantástico tienen cabida: fantasmas, vampiros, viajes por el tiempo…

Las nieblas de Avalon (1983) – Marion Zimmer Bradley: no es sólo uno de los éxitos editoriales más formidables de los últimos años –con millones de ejemplares vendidos en todo el mundo- sino también una de las versiones mas hermosas que se han publicado de la leyenda de rey Arturo.

El jardín de Suldrún (1983) – Jack Vance: esta novela es la primera de la trilogía de Lyonesse, una serie ambientada en las Islas Elder, un mágico archipiélago situado en el golfo de Vizcaya en un periodo de tránsito donde lo “sobrenatural” va desapareciendo a favor de lo “real”.

El retorno de los dragonesEl retorno de los dragones (1984) – Margaret Weiss y Tracy Hickman. En este libro dos amigos hablan de un mundo sobre el que se cierne la sombra de la guerra, cuentan historias de extraños monstruos, de criaturas míticas forjadas en la leyenda.

Mort (1987) – Terry Pratchett. Mortimer es un joven soñador y despistado a quien le toca en suerte una inesperada tarea: convertirse en aprendiz de la muerte y aplicarse en liberar almas de su envoltura carnal.

La fuerza de su mirada (1989) – Tim Powers. Es una de las obras cumbre de la fantasía histórica moderna y una recreación apasionante del romanticismo inglés tras la que ni vampiros ni poetas han vuelto a ser los mismos.

El último deseo (1993) – Andrzej Sapkowski. Sapkowski combina el cuento popular (hay alguna historia basada directamente en Blancanieves) y la tradición fantástica centroeuropea en un mundo de magia y monstruos, elfos y enanos, caballeros y reyes.

Juego de tronosJuego de tronos (1996) – George R. R. Martin: Lord Eddars Stark, señor de Invernalia, deja sus dominios para unirse a la corte del rey Robert Baratheon el Usurpador. En un mundo cuyas estaciones duran décadas y en el que retazos de una magia inmemorial y olvidada surgen en los rincones más sombrios y maravillosos, la traición y la lealtad, la compasión y la sed de venganza.

Harry Potter y la piedra filosofal (1997) – J. K. Rowling. Primer libro de los siete planeados acerca del joven mago Harry Potter, escritos por J. K. Rowling. La historia se remonta a 1991, cuando Harry cumple once años y recibe una carta diciéndole que puede asistir alm colegios de magos, destinado a enseñar a niños que nacen con poderes.

La estación de la calle Perdido (2000) – China Miéville. Dotado de un especial talento para las ambientaciones exóticas, China Miéville convierte a Nueva Crobuzon en un vigoros escenario en el que se dan cita los ecos de un Londres victoriano, la distopía más agria, la poderosa imaginería de la literatura gótica y originales razas atropomórficas.

Los hechos de la vida (2002) – Graham Joyce: El autor nos introduce, con un estilo sencillo y poderoso, en el seno de una familia británica durante los años cincuenta en una historia que funde magistralmente lo fantástico con lo real, la caótica variedad que crece en la Gran Bretaña de la postguerra.