Desdoblamiento o Bilocación

El desdoblamiento, viaje astral o bilocación es una práctica tan antigua como la humanidad y todos podemos realizarla con el respectivo entrenamiento.

Usualmente solemos pensar que los fantasmas corresponden a apariciones de seres humanos muertos. Un hombre murió, entonces puede penar en el mundo de acuerdo a su Karma o sus pecados. Sin embargo, hay otro fenómeno igual de recurrente que está documentado alrededor del mundo. Me refiero al fenómeno de la bicolocación. Este fenómeno, tan bien conocido como desdoblamiento, alude a la capacidad del ser humano para manifestarse en varios lugares distintos. Algunos Shamanes de los pueblos antiguos de América pueden realizar dichas proezas mediante algunas pócimas que les permiten entrar en trance. También se suele conocer este acto como Viaje Astral.

Son muchos los casos que se mencionan de desdoblamiento. Uno de los más famosos casos es aquel relacionado con la muerte del Papa Clemente XIV, se sabe que un recluso estuvo presente en su velorio al mismo tiempo que se encontraba encerrado en una cárcel a kilómetros del acto fúnebre. Como en muchos misterios de lo paranormal una visita a los sótanos y bibliotecas del Vaticano nos permitirá obtener muchas luces sobre aquellos fenómenos que el mundo niega, pero que todos sabemos son ciertos.


Muchos solemos tener esa experiencia de desdoblamientos sin prestarles mucha importancia. La manera más usual de producir esos desdoblamientos es mediante el sueño o mediante técnicas espirituales inducidas. Son conocidas las técnicas para lograr un viaje astral. En esos casos se prepara al viajero para que mediante diversas técnicas, que incluyen el hipnotismo, puede separarse de su cuerpo físico para trasladarse a otros planes dimensionales. Para este tipo de casos se asume que el cuerpo físico debe estar dormido o en trance para poder realizar el viaje interdimensional. La otra posibilidad para realizar viajes astrales es espontánea. Algunas personas durante la vigilia son capaces de viajar a otros lugares. Generalmente este suceso es raro y se corre el riesgo de confundirlo con los casos de dobles, pero suele suceder con mayor frecuencia de lo que se puede pensar. Cuando ocurren estos casos, la persona que realiza el desdoblamiento no es consciente de sus viajes o de la bicolocación que está sufriendo, casos raros que le ocurren a personas con una fuerte carga espiritual. No es extraño entonces que la mayoría de estos casos le haya ocurrido a religiosos o personas con algún grado de misticismo.

Los casos de bicolocaciones espontáneas quizás los ha podido experimentar usted querido lector sin siquiera saberlo. En mi caso particular me ocurrió durante mi adolescencia. Me solía pasar que muchos me comentaban de salidas salvajes mías a discotecas que no frecuentaba. Algunos amigos me felicitaban por la compañía del sexo opuesto que solía conquistar en esas salidas. Al parecer eran personas muy guapas las que se enamoraban de mí en esos casos de desdoblamiento. Al principio no le tomé demasiada importancia al asunto, supuse que se trataba de una simple confusión, pero luego comprendí que se trataba de algo muy frecuente para ser casualidad. Claro que no pensé que se tratara de una bicolocación. Lo que me parecía la explicación más lógica al suceso era la posibilidad de un doble. Producto de esa intriga realicé una visita al local nocturno que se suponía mi reino. Exploré por un lugar ajeno y recibí para mi sorpresa saludos afectuosos de gente que no conocía. Increíblemente mucha gente me reconocía y pasé una noche muy buena esperando a mi doble. Lamentablemente este nunca llegó y me dejó con la intriga, volví a asistir algunas veces para cosechar bastante éxito social, pero no llegué a encontrar nunca a mi doble. Finalmente me aburrí de ir al centro nocturno y proseguí con mi vida normal (en la que tampoco me iba mal, vale). Me lamentaba sobre mi doble, pero nunca tuve el valor de hablar realmente con algunos de mis “conocidos” del local nocturno. Era como si tuviera miedo de penetrar en misterios desconocidos. Me contenté con frecuentar solo a las personas nuevas que iba conociendo y es que el ser humano sabe en qué terrenos internarse y en cuáles no. Es un instinto de supervivencia. Siempre me pregunté acerca de la existencia de mi doble. Con los años descubrí que era cierta la existencia de mi doble y me conmovió su trágico final, pero al conocer la existencia del fenómeno de la bicolocación no dejo de preguntarme si por aquellos años mi carga de energía fue superior al promedio y por eso logré estos fenómenos paranormales.

Respecto a los viajes astrales hay una investigación mayor y se conocen dos campos vibratorios durante las travesías dimensionales. Estas ocupan dos planos; el plano superior en el que el viajero se puede encontrar con seres superiores, aquellos que nos guían en esta vida y que la mitología cristiana los suele llamar ángeles, y el plano inferior habitado por espíritus negativos que la mitología cristiana ha identificado comúnmente con diablos. Usualmente el ser humano que realiza un viaje astral, por la gran preparación espiritual que debe realizar previamente, suele viajar por el plano primero y en ocasiones encontrar otros espíritus astrales en viaje de hombre vivos o de muertos. El peligro de encontrarse con los espíritus negativos solo ocurre cuando el viaje astral es realizado por aquellas personas que emprenden su iniciación en las artes oscuras. De allí el peligro que corren de encontrarse con demonios. Sin embargo, es probable que eso se lo que buscan precisamente.

Respecto al otro peligro que usualmente se teme entre los que practican los viajes astrales se puede decir que es muy improbable. Se trata del peligro que el cuerpo sea tomado por otra persona mientras uno realiza un viaje astral. Es algo mi difícil de que ocurra ya que una persona que realiza un viaje astral tiene un vínculo muy fuerte entre su cuerpo y espíritu por lo que para desprenderse de él tendría que realizar algunas técnicas muy especiales que prácticamente nadie realiza. En todo caso los espiritistas que suelen por oficio contactar demonios y muertos son los que corren el peligro de ver su cuerpo poseído por otros espíritus. El resto tranquilo vale que es improbable que suceda.

Espero estas líneas os hayan animado a realizar un viaje astral.

Imagenes cortesía de Flickr