Conociendo de cerca a los Dragones

dragon1_feature.jpgNo hay nada mas apasionante que el poder investigar e ir descubriendo y el dar forma en nuestras mentes a aquello que será parte de un conocimiento propio, estas ideas sueltas que se van reuniendo de forma distinta para cada uno, nos impulsan a el querer saber mas, pero como es lógico el tema tiene que prestarse, el que sea creíble o no dependerá de Ud.

A continuación pongo a consideración una análisis completo visto desde diferentes ópticas y partes de la historia para que Ud sea el que se forme su criterio y conocimiento de un tema que en la actualidad esta a la vanguardia y ha sido motivo de documentales por parte de Discovery Channel y de documentos escritos que incluyen datos cientificos en medios de información del mundo.

EL DRAGON EN LA HISTORIA

El vocablo Dragón surgió, como grandes creadores de criaturas míticas que eran, de los griegos. Ellos lo denominaron: drakö, aunque preferían llamarlo dercein (‘ver’, de ahí su marcado oficio de ser guardianes).

El nombre fue cambiado de Dragón a Dinosaurio en el año 1822 por un doctor inglés llamado Gideón Mandell, quien encontró gitanescos huesos enterrados (fósiles) de lo que evidentemente eran enormes reptiles y debido a su tamaño y debido a los inmensos dientes que algunos tenían, los llamó “Dinosauria”: Dino = Monstruoso; Sauria = Reptil. A partir de ese momento, a lo que antes se conocía como dragones, se le comenzó a llamar por su nombre científico: Dinosaurios = Reptiles monstruosos.

El dragón en sí podría considerarse un animal de grandes proporciones, una enorme lagartija. Se le confiere la capacidad del habla y del entendimiento así como una inteligencia muy superior a la humana. Su sabiduría y su longevidad son las que se destacaban.

Se cuenta que para los tiempos del período más temprano de la civilización Egipcia, se había desarrollado una importante secta de adoración a los dragones en Egipto. Se conoce documentos procedentes de la antigua Babilonia, de las civilizaciones del Oriente, de las Islas del Pacífico y hasta del continente Americano que nos hablan de los asombrosos poderes y habilidades que estos inmensos animales tenían. La civilización china, por ejemplo, estaba tan familiarizada con estos dragones, que cuentan con miles de dibujos describiéndo varias clases de dinosaurios: Alados, cuadrúpedos y acuáticos.

Los romanos veneraron la imagen del Dragón como lo más fuerte de su ejército, y le dieron su nombre a los draconianos, la cohorte más alta. Los Bizantinos sin embargo, lo consideraron como el Caos. Los vikingos, y el resto de civilizaciones que fueron surgiendo adoptaron del romano sus costumbres y se llevaron al dragón consigo. De varios colores, en los barcos, en los escudos de batalla, en las casetas, en los tronos… en un surtido abanico de sitios pero con el mismo significado siempre: poder y fuerza.

dragon4.JPGLos dragones eran especialmente comunes en Escandinavia, eran gigantescas criaturas de las aguas que vivían en las proximidades de las costas y cerca de las desembocaduras de los ríos. Se dice que los dragones acuáticos o Krakens, levantaban sus enormes cabezas y sus largos cuellos desde el agua y que se llevaban a los marinos de los barcos.

Los Escandinavos temían tanto la ferocidad y el dominio territorial de estos dragones que colocaban cabezas de dragones (plesiosaurios) en los extremos de sus embarcaciones.

A menudo se reportaban embarcaciones totalmente hundidas y sus cargas y su tripulación totalmente perdidas. Estos incidentes se atribuían a ataques de dragones.

Encontramos historias de hombre valientes, guerreros, siendo contratados por poblaciones para que vinieran a pelear y a matar al terrible dragón que echaba fuego por la boca o que bloqueaba el camino entre poblaciones.

Los dragones se convirtieron en un reto para los hombres de valor probar que lo eran. Así comenzó una cacería insistente contra todos los dragones que se pudieran encontrar, ya que el que mataba a uno de estos inmediatamente se convertía en una celebridad.

dragon9.gifCon el ocaso de las civilizaciones griegas y romanas, muchos de los datos históricos de encuentros con dragones se fueron convirtiendo en leyendas usadas para traer tiempos pasados al presente. Pero por muchos siglos, conforme comenzó la Edad Media, los dragones continuaron siendo animales muy temidos. Pintores de todas las épocas y de diferentes civilizaciones han pintado estos dragones de manera asombrosamente similar. Sería infantil proponer que todos estuvieran inventando estas bestias en épocas diferentes y en lugares remotos, sin acceso entre sí. Desde pinturas rupestres hechas por tribus primitivas africanas hasta elaboradas pinturas medievales y renacentistas europeas muestran estas inmensas bestias siendo matadas por valientes guerreros, o simplemente aterrorizando a los pobladores de las villas.

Buscadores de fortuna, en vano buscando tesoros y oro, mataban a cuando dragón encontraban, ya que pensaban que la localización aproximada del dragón era donde se encontraban estas vírgenes fortunas.

El DRAGON EN LA LITERATURA

[Libro santo Mahabharata]

El Mahabharata es el libro santo de la religión hindú.

“…los animales se sentaron para nunca más volverse a levantar, las viviendas ardieron tras ser lamidas por el cielo ardiente, el suelo se levantaba quebrado por la fuerza de su grito…”
“…la buria ( animal de enormes porderes que será enviado para el juicio final ) llegó de los cielos para asolar y maldecirnos y retornará con sus semejantes para educarnos. Las armas no le tocarán y su fuego lloverá sobre sus enemigos. Él nos dominará y nos mostrará la bondad en su seno y castigará a la maldad en la muerte…”

“…con su bocanada de fuego inextingible bendecido por la mirada de Tirsky-Ahm-Himon -la divinidad de la justicia según creo- y sentado sobre la corona de todos los reyes, juzgará… en sus ojos nadie podrá mentir y en sus orejas cortadas según el mar de fuego del que proceden nadie podrá injuriar…El hocico cubierto en lava salpicará a los pecadores y a los caídos en vida.”

[Crónicas de Santo Tomás de Aquino]

En una de sus crónicas en la que explica un poco acerca del ataque que Gomorra sufrió por la cólera divina.

“…nada debía quedar, sólo la nada y su final… el divino -aquí no hace referencia a Dios, sino a uno de los componenetes del coro de ángeles que envió para dar castigo a Gomorra- alzó sus brazos incendiados en fuego desde su carruaje de ruedas en llamas, y el cielo tomó la palidez de la muerte. Los socabones se perforaban por desmedidas bolas de fuego ardiente que chocaban con retumbar…”

“…y el firmamento cayó cual lino arropando a un bebé, mas cubierto de lava que serpenteaba por las calles, comiéndose a cada superviviente enemigo de su Señor que creía despistarle. Los grandes siervos de la Iglesia se presentaron entre formas abigarradas de seres monstruosos alados, escupiendo fuego de sus ojos y convirtiendo en muerte lo que tocaban.”

["El Gran Libro del Dragón" por Montserrat Sant y Ciruelo Cabral]

dragon.jpgEste libro ilustrado describe minuciosamente el mundo de los Dragones.

“Para conocer mejor el entorno dragonil se ha clasificado a estos reptiles en tres grandes familias: Dragones de Tierra, de Agua y de Fuego. Así sabremos que el Draco rex cristatus o Gran Dragón Terrestre es la especie más común y abundante. Es poco sociable con sus congéneres, pero un amante padre para sus crías y condescendiente con los esclavos y servidores.

Por su parte el Dragón de Agua o Draco splendens es más escaso que el de Tierra y, debido a su adaptación al medio acuático, ha perdido bastante su capacidad de volar. Es una animal muy bello y esbelto, posee una dulce voz y es un consumado poeta.

Por último, el Dragón de Fuego o Draco flameus es la especie más difícil de observar ya que este Dragón habita en conos volcánicos en activo, en grandes ríos de lava y en las ardientes cavernas del interior de la Tierra. A pesar de esta particularidad, es la más sociable y comunicativa con sus miembros.”

EL DRAGON EN LA ACTUALIDAD

dragon021.jpgEl cazador profesional James Kosi estaba convencido de que vio al extraño ser de cuya existencia le habían hablado los nativos del oeste de Namibia: un animal de alas membranosas y el tamaño de una avioneta que planeaba entre unas cuevas…

El hijo del propietario de una granja de ovejas fue atacado por ese extraño animal volador. El suceso ocurrió cuando el muchacho fue enviado por su padre para que investigara lo que ocurría en unos pastizales cercanos. Al parecer, los pastores nativos que trabajaban en la granja se mostraban muy remisos a llevar al ganado a aquella zona, ya que estaban convencidos de que en ella moraba una serpiente gigantesca. Transcurridas varias horas de la partida del joven, y ante la intranquilidad de su padre, éste organizó un grupo de voluntarios para ir en su búsqueda. Cuando llegaron al lugar, lo encontraron inconsciente. Durante tres días permaneció en estado de shock, sin poder articular una palabra inteligible, pero finalmente pudo relatar lo sucedido. Afirmó que se encontraba sentado tranquilamente a la sombra de un árbol, grabando figuras de animales en un trozo de madera, cuando notó un fuerte viento. Al alzar la vista vio algo parecido a una enorme serpiente que se abalanzaba sobre él desde la cima de una montaña. Al aproximarse la criatura, el rugido del viento se hizo ensordecedor, confundiéndose con el balar de las ovejas que huían despavoridas en todas direcciones. Cuando aterrizó el animal, provocó una enorme nube de polvo, esparciendo un olor como de latón quemado, según explicó el joven. Aquello fue demasiado para él, que se desmayó presa del pánico. Este insólito suceso fue investigado por la policía, que realizó varias batidas en la zona. En una de ellas, algunos agentes divisaron a la extraña criatura cuando se ocultaba en una grieta de la montaña. Ascendieron hasta la misma y arrojaron en su interior un cartucho de dinamita. Tras la explosión, escucharon un profundo gemido al que siguió el silencio.

James Kosi, en 1988 relato que una tarde pudo avistar a un extraño animal que se encontraba a unos 300 metros de distancia de su posición. Explicó que se trataba de una criatura de gran tamaño y color negro, aunque con manchas blancas, que planeó con sus alas de apariencia membranosa y carente de plumas entre los riscos.

En otra zona de África, concretamente en el norte de Zambia, los nativos hablan de la presencia de otro extraño animal volador, el kongamato, una especie de lagarto con alas, mayor que el murciélago más grande que se conoce, desprovisto de plumas y que, al parecer, atacaba a quienes se atrevían a cruzar en sus barcas ciertos lugares de la región pantanosa de Jiundú.

También pueden encontrarse relatos sobre misteriosas criaturas voladoras de aspecto reptiliano en otras regiones africanas, como en los alrededores de los montes Kenia, Meru y Kilimanjaro, o en la República Surafricana, cerca de Lesotho, donde está situada una cueva llamada Drakensberg -montaña de los dragones, en africaans-. Su nombre proviene de las historias sobre un extraño dragón que, según las leyendas locales, habitaba en dicha caverna y del que se tienen noticias desde 1877.

Hasta bien entrado el siglo XX, en los Alpes se avistó a un extraño animal de aspecto similar a un gusano pero de aproximadamente dos metros de longitud.

Mientras investigaba y a lo largo de esta exposición, me di cuenta lo importante que es en la vida del ser humano el poder creer en algo, la motivación que le impulsa a el tratar o querer conocer mas allá de aquello que ya esta escrito, independientemente del tema, son estas pequeñas y grandes cosas las que nos permiten el crecer no solo en conocimientos, también como personas, llenas de curiosidad y de dudas, dispuestas a encontrar las respuestas a nuestras preguntas.

Si quieres conocer más del documental de Discovery Channel: www.tudiscovery.com/dragones/index.