El Arte de la guerra, más que un tratado de estrategias militares

Si hay algo que los hombres sabemos hacer desde los principios de la creación, y que sin duda haremos también hasta el fin de nuestra existencia, eso definitivamente es La Guerra. No es algo de lo que podamos estar orgullosos, pero lamentablemente es nuestra realidad, mas cruda, mas visceral. Ahora bien, la guerra no solo es un ingrediente inherente a la vida y evolución del hombre, sino también es un saber, una técnica, una estrategia que tiene desde su aparición el mismo objetivo: Vencer al oponente. Teniendo en cuenta la antigüedad de la guerra, el objetivo que persigue y ese factor humano que la desata, es que se puede comprender cómo una novela de hace mas de 2,400 años como lo es el Arte de la Guerra, puede seguir siendo tan vigente hoy en día.

Si hay algo que los hombres sabemos hacer desde los principios de la creación, y que sin duda haremos también hasta el fin de nuestra existencia, eso definitivamente es La Guerra. No es algo de lo que podamos estar orgullosos, pero lamentablemente es nuestra realidad, mas cruda, mas visceral. Ahora bien, la guerra no solo es un ingrediente inherente a la vida y evolución del hombre, sino también es un saber, una técnica, una estrategia que tiene desde su aparición el mismo objetivo: Vencer al oponente. Teniendo en cuenta la antigüedad de la guerra, el objetivo que persigue y ese factor humano que la desata, es que se puede comprender cómo una novela de hace mas de 2,400 años como lo es El Arte de la Guerra, puede seguir siendo tan vigente hoy en día.


Foto: Kenpo en España

Los trece artículos sobre el Arte de la Guerra constituyen el más antiguo de los tratados conocidos sobre esta materia, nunca ha sido superado en amplitud y profundidad de conceptos. Puede muy bien considerarse la esencia concentrada de la sabiduría en lo referente a la conducción de la guerra. Buscando entre los teóricos militares del pasado, sólo podría hallarse en Clausewitz al único capaz, en cierto modo, de compararse a Sun Tzu. Su autor, personaje real o imaginario, parece ser que vivió los tiempos míticos de “los reinos combatientes”, hace más de veinticinco siglos, de los primeros tiempos de la China clásica. Prácticamente no se conoce nada sobre él, pero el prestigio que posteriormente logró con sus escritos, lo han situado en un puesto de honor entre los tratadistas militares.

Según las referencias, Sun Tzu, procedía del Estado de Chi, aunque su vida se sitúa posteriormente en Wu, gracias a su libro sobre el arte de la guerra, llamado o referenciado como “Los Trece Capítulos” por la bibliografía histórica, cuenta esta historia y en parte el mito, que obtuvo una audiencia con Ho Lu, Rey de Wu. De allí en más crece la figura de Sun Tzu. Una de las fuentes sobre la vida de Sun Tzu es la biografía escrita en el siglo II por el historiador Sima Qian, quien le describió como un general que vivió en el estado de Wu en el siglo VI a. C. Sin embargo, la biografía no es consistente con otras fuentes del período y la forma y contenido del libro indican que posiblemente fuese escrito entre 400 a. C. y 320 a. C.



Este libro consta de trece artículos en forma de citas:

 Capítulo 1: Aproximaciones
 Capítulo 2: La dirección de la guerra
 Capítulo 3: La estrategia ofensiva
 Capítulo 4: Disposiciones
 Capítulo 5: Energía
 Capítulo 6: Puntos débiles y puntos fuerte
 Capítulo 7: Maniobra
 Capítulo 8: Las nueve variables
 Capítulo 9: Marchas
 Capítulo 10: El terreno
 Capítulo 11: Las nueve clase de terreno
 Capítulo 12: Ataque de fuego
 Capítulo 13: Sobre el uso de espías


Foto: fumar puede matar

La obra “El Arte de la Guerra”, es también controvertida respecto a su datación. En su Shih Chi, Ssu Ma Ch’ien recoge la biografía de Sun Tzu y sitúa el momento en que se escribieron los llamados “Trece Capítulos”, aproximadamente hacia el año 500 antes de nuestra era. Ya en el Siglo XI, Yeh Cheng Tse ponía en duda la veracidad de la propia biografía de Sun Tzu o Sun Wu (otro nombre utilizado), y afirmaba que “El Arte de la Guerra” no era sino “una invención de sofistas tramposos” de la época de los Reinos Combatientes (481-221 a. C.). En apoyo de su tesis menciona el hecho de que Tso Ch’iu Ming, en sus “Anales de la Primavera y el Otoño”, que comprende la época que va desde 771 al 481 a. J.C., no hace alusión alguna a Sun Tzu como General del Estado de Wu bajo el reinado de Ho Lu, tal y como pretende Ssu Ma Ch’ien.

Mei Yao Ch’en (1002-1060 d. C.) uno de los comentaristas de “Los trece capítulos”, afirma rotundamente que estos son “una recopilación de teorías de la época de los Reinos Combatientes, durante la cual todo el mundo se esforzaba en demostrar más ingenio que el vecino”. Específicamente sobre “El Arte de la Guerra”, reafirmando su autoría y la vida misma de Sun Tzu, es que en el texto no se menciona la “Caballería”. Esta fue incorporada al ejército hasta el año 320 a. C. Es lógico pensar que, de haberla conocido, la habría tratado con el mismo detalle que dedica al resto de los componentes del ejército. Por consiguiente, los “Trece capítulos” fueron escritos antes del 320 a. C., fecha en la que Wu Ling, rey de Chao, introdujo la caballería en el ejército. Se piensa que dio lugar a la Dinastía Sun, de los que saldrían miembros como Sun Quan (Emperador de Wu) o Sun Jian (Padre de Sun Quan y héroe de guerra).

Las ideas de Sun Tzu se extendieron por el resto de Asia hasta llegar a Japón. Los japoneses adoptaron rápidamente estas enseñanzas y, posiblemente, añadieron algunas de su propia cosecha. Hay constancia de que el principal libro japonés sobre el tema, “El libro de los Cinco Anillos”, está influido por la filosofía de Sun Tzu, ya que su autor, Miyamoto Mushashi, estudió el tratado de “El Arte de la Guerra” durante su formación como Samurai.


Foto: Firex 21

Habitualmente se hace referencia a las culturas orientales como culturas de estrategia y no es pequeña la influencia de Sun Tzu en este desarrollo cultural. Hoy en día, la filosofía del arte de la guerra ha ido más allá de los límites estrictamente “militares”, aplicándose a los negocios, los deportes, la diplomacia e incluso el comportamiento personal. Por ejemplo, muchas frases clave de los manuales modernos de gestión de empresas, son prácticamente citas literales de la obra de Sun Tzu (cambiando, por ejemplo, ejército por empresa, o armamento por recursos, sin ir más lejos). Las ideas siguen siendo completamente válidas a pesar de los 25 siglos transcurridos desde que se escribieron. Para los que desean leerla, pueden descargar su versión gratuita aquí:

http://www.gratislibros.com.ar/dl1B.php?file=El%20Arte%20de%20la%20Guerra.zip