El Principito

‘El Principito’ es un cuento del escritor y aviador francés Antoine de Saint-Exupery. Este maravilloso relato cuenta la historia de un pequeño príncipe que vive en un asteroide y decide abandonarlo para conocer el universo. Dentro de la narración encontraremos hermosos consejos y enseñanzas para la vida.

El Principito

Ilustraciones de Saint-Exupéry.

‘El Principito’ fue publicado en 1943 por el escritor y aviador francés Antoine de Saint-Exupéry. Desde entonces el libro ha sido recomendado para la lectura de niños y adultos por las buenas enseñanzas y mensajes que trae consigo el particular cuento. Ha sido traducido a 180 lenguas y dialectos diferentes. Desde la primera publicación del libro el relato viene acompañado por ilustraciones hechas por el propio autor.

Esta obra constituye un clásico de la literatura infantil pero gana el corazón tanto de niños como de adultos, que se conmueven con su lectura. En él se comunican temas realmente delicados como son el sentido de la vida, la amistad, el amor y los valores. En este relato, el autor se figura a sí mismo perdido en el desierto del Sahara, después de sufrir un problema con su avión. En ese momento se hace presente un pequeño príncipe. Mediante las conversaciones con el Principito el autor deja ver su propia visión sobre la estupidez humana y sobre la franca sabiduría de los más pequeños. Piensa que la mayoría de las personas pierden esa sabiduría al crecer.

En este extraordinario relato Antoine De Saint-Exupéry narra la historia del Principito, quien por medio de un lenguaje sencillo y de experiencias propias, deja enseñanzas que sirven para la comprensión y valoración de las cosas simples y complejas de la vida.


Cuando se conocen el Principito y el narrador, este último le pide que dibuje un cordero. Al no saber cómo hacerlo el narrador dibuja una boa con el estomago hinchado, un dibujo que a la vista de otras personas siempre habían significado un sombrero. El Principito, sin embargo, descifra el dibujo de inmediato y exclama que no quiere una boa con un elefante dentro, sino con un cordero. El narrador intenta dibujar algunos corderos, pero el Principito los refuta. Finalmente dibuja una caja y le explica que el cordero está dentro de la misma. Entonces el Principito lo acepta porque puede ver al cordero dentro de la caja con tanta facilidad como ve al elefante dentro de la boa.

El Principito le cuenta su historia al narrador. Le relata cómo vive solo en un pequeño planeta, el asteroide B612, en el que hay tres volcanes (dos de ellos activos y uno no) y una rosa, que es la flor mas hermosa del universo. Él dedica sus días al cuidado de su planeta: quita los árboles baobab que incesantemente intentan echar sus raíces allí. No les permite crecer, porque los enormes árboles partirían su planeta en pedazos.

Un día se harta de su flor y, con el objetivo de conocer el universo, el Principito decide salir de su planeta y visita otros mundos, cada uno de los cuales se encuentra habitado por un adulto que, a su manera, demuestra lo estúpidos que la mayoría de las personas se vuelven al crecer. Una vez en el viaje se da cuenta de que en realidad extraña mucho a su rosa. Lo que nos enseña es que valoramos más las cosas cuando no las tenemos cerca. Los diferentes adultos que conoce en su viaje muestran varias características del hombre actual.

En el primer planeta conoce a un rey. Este representa la ambición política, ya que piensa que gobierna las estrellas porque les ordena hacer cosas que hacen naturalmente sin la necesidad de que nadie se lo pida. Después se encuentra en un segundo planeta a un vanidoso, que simboliza la vanidad y el egoísmo del hombre. Desea que todos lo reconozcan como un hombre digno de admiración. El bebedor, que se encuentra en el tercer planeta, muestra la falta de fuerza de voluntad de las personas ya que bebe para olvidar su avergüenza por beber.

Después se encuentra con el hombre de negocios. Está siempre ocupado contando las estrellas que piensa invertir en la compra de más estrellas. Personifica la avaricia y la ambición económica.  Después conocerá al farolero, que vive en un asteroide que rota una vez por minuto. Hace mucho tiempo que le encargaron la tarea de encender el farol de noche y apagarlo cuando llega el día  Con el tiempo, la rotación del asteroide se aceleró y no tenia tiempo de descansar, pero se negó a abandonar su trabajo. Representa la lealtad y la responsabilidad. El geógrafo es el siguiente, personaje que gasta todo su tiempo en dibujar mapas, pero de ningún modo deja su escritorio para investigar. Significa la pasión laboral.

El geógrafo, debido solamente a su interés profesional, le pide al Principito que describa su asteroide. El Principito describe los volcanes y la rosa con mucho cariño pero el geógrafo se niega a incluir la rosa en la descripción del planeta, argumentando que las flores son perecederas. El Principito queda preocupado y herido al saber que su rosa desaparecerá algún día.

El geógrafo invita al Principito a visitar la tierra fundamentando que esta tiene muy buena reputación. Una vez en la Tierra éste encuentra toda una hilera de rosales y se desalienta, porque pensaba que su rosa era única en todo el universo. Más tarde hace amistad con un zorro, que le explica al Principito que su rosa es única y especial porque es la que él ama. Al despedirse, el zorro le comparte su conocimiento: lo esencial es invisible a los ojos. Luego se encuentra con el aviador y le cuenta todo sobre su viaje y lo que aprendió en él.

Finalmente en el desierto, el Principito conoce una serpiente que le dice que tiene el poder de devolverlo a su planeta. Después de meditarlo, el Principito se despide emotivamente del aviador y deja que la serpiente lo muerda para poder volver con su rosa. El Principito queda blanco y luego cayó: “lentamente como cae un árbol, sin hacer el menor ruido a causa de la arena”. Cuando al día siguiente el aviador busca su cuerpo, éste ya no está ya que al morir vuelve a su planeta.

Antoine Jean-Baptiste Marie Roger de Saint-Exupéry nació en Lyon el 29 de junio de 1900 y fue un escritor y aviador francés perteneciente a una familia noble de Lyon. Fue uno de los pioneros de los vuelos postales internacionales. En el año 1931, Saint Exupéry se casó con Consuelo Suncin Sandoval de Gómez fallecida en 1979, una escritora y artista salvadoreña.

En realidad, nunca se supo con exactitud qué ocurrió con el piloto. A la edad de 43 años Saint-Exupéry desapareció en una misión de reconocimiento el 14 de julio de 1944, cuando sobrevolaba la Francia ocupada por los nazis, durante la Segunda Guerra Mundial. Se estrello sobre el mar mediterráneo.

En el año 1998 fue encontrado un brazalete de plata por un pescador de la isla de Riou, y fue identificado como propiedad de Saint-Exupéry. En abril de 2004 el Departamento de Investigaciones Arqueológicas Submarinas francés confirmó que los restos del avión extraídos en octubre de 2003 de la zona donde se encontró el brazalete pertenecían al avión de Saint Exupéry.

Saint-Exupéry comenzó escribiendo en prosa lírica experiencias en forma de novela y, a continuación prosiguió con diarios, informes y cartas. Su primer libro fue ‘El Aviador’. En 1928 publicó Courrier-Sud y voló la ruta que va de Casablanca a Dakar. En 1931 publicó ‘Vuelo Nocturno’, con el cual recibió el Prix Femina. Continuó escribiendo y volando hasta el comienzo de la guerra. ‘Tierra de hombres’, ‘Piloto de guerra’ y ‘Ciudadela’ fueron otras obras famosas suyas. La última quedó inconclusa, pero esto no le resta valor al escrito como verdadera obra maestra.