Ulises, el personaje

Apuntes sobre de Ulises. El personaje de Homero y su periplo por la literatura a través del tiempo. Desde Troya a nuestro días y a nuestros hogares, pasando por Ítaca, Dante y Joyce.

Ulises, el personaje de Homero, también conocido como Odiseo, es para mí el más interesante de los personajes de la literatura de la antigüedad clásica. Me resulta más interesante que sus colegas de la Ilíada, Aquiles o Héctor, o los personajes de las tragedias griegas, o los de la mitología.

En casi todos los films sobre la guerra de Troya (o temas relacionados) es Ulises quien se roba la pantalla, quién se queda con la atención (y la simpatía) del espectador (quizá por eso los guionista lo elijan par que sea el personaje narrador de la historia).

troy_bean.JPGHay diferentes versiones sobre quiénes fueron sus padres y cuál es su origen. Sobre su nombre (Odiseo es el nombre griego y Ulises el de la mitología Romana), algunos afirman que Odiseo viene de odioso, ya que se hizo odioso a los dioses por ser demasiado sagaz.
“Ulises, el astuto” es como se llama muchas veces en la Ilíada a este guerrero que combatía del lado de los aqueos, codo con codo con Aquiles. Así se lo llama ya que la característica del personaje, además de su valor, es su sagacidad. Además de ser bueno en el campo de batalla (era un hábil guerrero, poseía fuerza y destreza física) era bueno en el ágora (en la asamblea, bueno en el discurso, por lo tanto astuto).

Poseía la combinación de aptitudes intelectuales y físicas; de las primeras la elocuencia y la moderación eran las más valoradas por los griegos. En la Ilíada y en la Odisea se resalta de Ulises el carácter sagaz, desconfiado. “Ulises, el fecundo en recursos” es otro de los epítetos con el que se lo nombra.
Este personaje resultó por demás interesante, tanto es así, que luego de su aparición en La Ilíada, Homero (si es que existió) lo retoma y le dedica toda una obra: La Odisea. Donde narra los diez años de viajes y peripecias en su retorno a Ítaca, su patria, luego de finalizada la guerra de Troya.
Como rey de Ítaca (antes de ir y después de volver de la guerra) fue justo con el pueblo y respetuoso de los dioses.



La astucia de Ulises también es mostrada a lo largo de toda la Odisea, especialmente en episodios como el del Cíclope Polifemo, su estadía con la maga Circe (con quien tuvo un hijo), el episodio de las Sirenas, y su reencuentro con Penélope (prima de Helena de Troya).

ulises2.jpgUna de las historias más interesante que se cuentan con respecto a Ulises es que cuando la madre de Aquiles, sabedora que el destino final su hijo lo encontraría en Troya, ocultó a Aquiles disfrazado de mujer (curiosamente, allí lo apodaban La Rubia), fue Ulises quien lo descubrió, haciéndose pasar por un mercader que vendía telas. Entre estas telas para las doncellas, mezcló algunas armas, y Aquiles se fijó en un espada (como correspondía a su naturaleza), delatándose.

Años después el personaje vuelve a aparecer en La Enéida de Virgilio, donde se narra cómo es que Ulises planea y lleva a cabo la estrategia de introducir el caballo de madera en la ciudad sitiada. Pero en La Enéida, Ulises es el maligno aqueo que trama la estrategia del caballo de Troya, con la cual los aqueos vencen a los Troyanos, de entre los cuales surgirá Enéas, y de él la civilización Romana, a la que perteneció Virgilio.

En la edad media, Ulises reaparece en el canto XXVI de La Divina Comedia de Dante. Pero Dante recoge otra tradición sobre el final de Ulises. Lo que le da al personaje una variación, hay un matiz, la sagacidad, la astucia de Ulises, se transforma en ansia de saber, en afán de conocimiento, en afán desmedido de conocimiento, un deseo que lo lleva a explorar el mundo y los mares más allá de lo permitido por los dioses. Esto lo conducirá a la perdición.
Como sucede en casi todo pensamiento religioso, especialmente en el cristiano, el saber es peligroso, y por lo tanto todo deseo de saber, es un deseo desmedido. (Esta es una posible interpretación, pero, acaso debemos reconocer a Dante en ese afán de saber? en esa búsqueda obsesiva del conocimiento? Dante se identificaba en ese aspecto con Ulises? El autor de la Divina Comedia procuró durante su vida, a través de la astronomía, la matemática, etc., abarcar todos los conocimientos de su época…)
Ya llegando a nuestros tiempos, James Joyce retomó nuevamente a Ulises, esta vez como metáfora, en la famosa obra que lleva el nombre del personaje.

Astutamente, Joyce no escribió lo obvia exaltación de las cualidades del personaje, sino que lo usó como telón de fondo para su obra. Además de la obvia identificación con Leopold Bloom, Ulises es el viajero que vuelve a su patria tras la batalla, así como también es el hombre que vuelve a su hogar luego del trabajo. (Algunos críticos literarios han sobredimensionado estas referencia al mito Homérico en la obra de Joyce. Por otro lado, verdaderos escritores como Vladimir Nabokov, de quien nos ocupábamos hace unos días, han señalado que las coincidencias con el Ulises griego son sólo circunstanciales y que ellas no tiene mayor peso en la obra, ni hacen a su sentido más profundo).

No quisiera desaprovechar la oportunidad para hacer una confesión: Ulises es la combinación perfecta entre fuerza y cerebro, es el paraíso de nosotros los mediocres, los tibios, los que preferimos los términos medio, los grises…
Un espejo para poder mirarnos y ver algo agradable y engañarnos y decirnos que no somos tan fuertes como Aquiles, pero somos más inteligentes, somos personas evidentemente cerebrales pero también podemos actuar y somos fuertes y enérgicos.
Gracias Ulises.