El fin de la infancia, de Arthur C. Clarke

Arthur C. Clarke es el autor de “Childhood´s End” o como ha sido traducida en el español “El fin de la infancia”. Se trata de una novela de ciencia ficción de 1953 aunque en el año 1990 fue de nuevo reeditada.

Arthur C. Clarke es el autor de “Childhood´s End” o como ha sido traducida en el español “El fin de la infancia”. Se trata de una novela de ciencia ficción de 1953 aunque en el año 1990 fue de nuevo reeditada ya que el primer capítulo fue reescrito.

Arthur C. Clarke

El trama del libro de sitúa en la Tierra tras la llegada de unos alienígenas a los cuales se les conoce como los “Superseñores”, los cuales llegan a este mundo de forma pacífica y altruista. La curiosidad de estos seres es que no se conoce su apariencia ya que exponen que solo la descubrirán dentro de 50 años.

La historia narrativa gira en torno al general de los “Superseñores”, de nombre Karellen, cuando al pasar los 50 años se revela al mundo para que podamos conocer su apariencia. Su físico parece ser reconocido por todos, ya que coincide con la imagen mental de un diablo: alas, cuerno y cola. Aparte de poseer estas características físicas también se diferenciaban de los humanos por su mayor altura y musculatura, extrema sensibilidad a la luz y, extrañamente, durante espacios cortos de tiempo podían respirar el oxígeno.

Karellen toma la figura de supervisor de la Tierra bajo su visión de la humanidad de inmoralidad, pero con envidia por su gran transcendencia dentro del universo. El papel de Karellen es por tanto, ayudar a la humanidad a llegar a un apocalipsis con el que evolucionarán y aumentarán sus sentidos. Los niños serán los más afectados por la evolución ya que mutarán en seres que perderán su identidad individual.

Al conocer estos acontecimientos se conoce también que el fin de los “Superseñores” es proteger a la humanidad para que no se autodestruya cuando este proceso evolutivo llegue, momento que se conoce como el “Breakthrough total”. Karellen también pretendían aprender de los humanos para poder mejorar su propia especie y crear lo que llaman como “Supermente”.

Quien queda, una vez que la evolución de los sentidos ha culminado y todos los niños y niñas están en la estrellas, es Karellen, pero aún queda un resto de historia que espero que vosotros conozcáis.

Imagen: x-ray delta one en Flickr