Cuentos latinoamericanos del siglo XIX y XX

La literatura latinoamericana ha estado a la sombra durante mucho tiempo, víctima de una gran cantidad de prejuicios pero lo cierto es que ha sido cuna de grandes escritores, referentes de los estilos literarios más enriquecedores de todos los tiempos, por lo que poco a poco en lo que va de la historia ha ido surgiendo como una literatura respetable, una corriente propia, como debe ser y como es reconocida en la actualidad en todo el resto del mundo.

Cuentos

Lo que no se puede dejar de mencionar es que en géneros “cuentos” la literatura latinoamericana debió pasar por lo que fue todo un proceso de desarrollo, entrando en su etapa madura a comienzos del siglo XX, con escritores como Horacio Quiroga, de Uruguay, que desarrollaba historias de la jungla relacionando la naturaleza primitiva con el ser humano, o Baldomero Lillo, de Chile que se dedicaba a escribir cuentos de mineros.

El gran auge de la literatura latinoamericana llegaría algún tiempo después, en lo que sería literalmente abrir las puertas hacia nuevas fronteras dentro del mundo de las letras. De ese tiempo han destacado verdaderos virtuosos de las palabras, tales como Inés Camelo Arredondo, Edmundo Valadés, Julio Cortázar, Juan Rulfo, Julio Ramón Ribeyro, Jorge Luis Borges, Juan Emar, Manuel Mejía Vallejo, Oscar Alfaro, Horacio Quiroga y Virgilio Piñera Llera, entre muchos otros referentes.

Lo positivo de los cuentos latinoamericanos del siglo 19 y 20 es que supieron abarcan una gran cantidad de temáticas, los hubo cortos y con mayor extensión, de amor, de géneros fantásticos, cuentos lógicos y mágicos, todos con un marcado estilo personal, que supo desligarse en gran medida de las grandes influencias que venían del resto del mundo, sobre todo de los países europeos, que durante gran parte de la historia abastecieron a los territorios latinos en lo que a literatura se refiere.

Los autores latinoamericanos supieron absorver las cualidades necesarias de lo previo y posteriormente desarrollar una calidad de escritura realmente única e indiscutible, lo que los ha convertido a muchos de ellos, en respetables ídolos de la palabra, que han dejado un gran legado escrito en variedad de estilos y criterios. Cada uno de ellos es amplia y enteramente recomendable a la hora de seleccionar literatura de calidad para disfrutar y enriquecer el conocimiento personal.